Boda lésbica

boda-lesbica
10 de agosto, 2016 - 8:39 am
Agencias

Aunque Brasil terminó en noveno lugar, el clima de fiesta se extendió por todo el equipo tras la confirmación de la boda en la primera edición olímpica del rugby a siete.

Foto: Agencias

Para la voluntaria de los Juegos de Rio Marjorie Yuri Enya, «uno de los peores prejucios (contra el amor homoafectivo) es la invisibilidad». Responde a EL MUNDO por Facebook, a punto de irse a dormir más feliz que nunca en su primera noche como prometida.

Unas horas antes, le pidió la mano a su novia, la jugadora de la selección brasileña olímpica de rugby a 7 Izzy Cerullo, en el estadio de Deodoro después de la entrega de medallas. «¡Dijo que sí!», exclamó.

Aunque Brasil terminó en noveno lugar, el clima de fiesta se extendió por todo el equipo tras la confirmación de la boda en la primera edición olímpica del rugby a siete.

«Me fui al centro del campo, había un presentador y me dio un micrófono. Hice un discurso rápido, una declaración de que me hace la mujer más feliz del mundo y expliqué que uno de los motivos para hacer eso allí era demostrar que «love wins»», cuenta Marjorie, que acabó de decidirse por esta forma especial de pedir la mano de Izzy durante la ceremonia de apertura de los Juegos.

«Durante la noche de la ceremonia vi claramente que la historia sería abrazada y contada de una forma digna. Era una forma de mostrar también que el espíritu olímpico hace del mundo un lugar mejor», explica. Marjorie conoció a Izzy porque trabajaba de gerente en la selección brasileña en que su actual novia es jugadora.

Comente