Argentina pasó por la mínima

1305_Deportes-(3)_01
6 de julio, 2014 - 11:56 am
Redacción Diario Qué Pasa

Una sólida Argentina aprovechó este sábado un tempranero gol de Gonzalo Higuaín para vencer 1-0 a Bélgica en los cuartos de final de Brasil 2014 en Brasilia, y meterse en las semifinales de un Mundial tras 24 años de frustraciones.

Higuaín definió el pleito en el minuto 8 cuando encontró un balón en el borde del área y lo enganchó de volea para batir a Thibaut Courtois.

La última vez que Argentina había superado los cuartos de final de un Mundial fue en Italia 1990, cuando se consagró subcampeona mundial. Desde entonces había fracasado en esa instancia en tres oportunidades, dos de ellas consecutivas frente a Alemania.

Argentina se impuso con justicia ante un rival decepcionante que no supo encontrar los caminos al arco de Sergio Romero, pese a disponer del balón en buena parte del encuentro disputado ante 68.551 espectadores.

La mala noticia para Sabella fue la lesión de Ángel Di María, que debió salir en la primera media hora por una molestia en el muslo derecho. Le sustituyó Enzo Pérez.

Los albicelestes volvieron a frustrar a Bélgica luego de la semifinal de México 1986, donde se habían impuesto 2-0 con dos golazos de Diego Maradona.

Argentina ha ganado sus cinco partidos en lo que va de Brasil 2014, ya que en la fase de grupos venció 2-1 a Bosnia, 1-0 a Irán y 3-2 a Nigeria, y en octavos de final derrotó 1-0 a Suiza con un agónico gol de Ángel Di María en el minuto 118.

Golpe rápido

Tras las críticas por el bajo desempeño del equipo, y en particular de algunos jugadores, Sabella metió mano de entrada en el 11, con los ingresos de Martín Demichelis por Federico Fernández y Lucas Biglia por Fernando Gago, para tener más firmeza en defensa y mediocampo.

Con el cambio obligado de José Basanta por Marcos Rojo —suspendido por acumulación de amarillas—, se trató de una pequeña revolución de parte del técnico, sin abandonar su 4-3-3 flexible con Ezequiel Lavezzi como delantero-volante.

De su lado, Wilmots, que había prometido no salir «a defender», optó por Kevin Mirallas en lugar de Dries Mertens, manteniendo su 4-2-3-1 liderado por el «mago» Eden Hazard.

Ante un equipo menos defensivo, Argentina tuvo como era previsible más espacios y se encontró con el gol antes de los 10 minutos que le dio tranquilidad.

Messi y Di María armaron la jugada desde el centro del campo y cuando el volante del Real Madrid quiso habilitar a Pablo Zabaleta, el balón se desvió y le cayó en la puerta del área a Higuaín, que definió con un latigazo de derecha para dejar parado a Courtois.

La ventaja «albiceleste» cambió los roles y Bélgica fue la que dispuso del terreno y la posesión, buscando acelerar con sus «pistones» Kevin Mirallas y Hazard por las bandas, aunque le costó mucho inquietar en los últimos metros.

Agazapada, Argentina esperaba su momento y casi marca el segundo a los 28 minutos por intermedio de Di María, cuyo remate fue bloqueado a último momento por Vincent Kompany, tras un genial pase de más de 30 metros de Messi.

El «Fideo» se lesionó en esa jugada, una baja sensible en la estructura ofensiva del equipo de Sabella y otra más de una estrella en este Mundial, aún conmovido por la fractura de Neymar el viernes en la victoria de Brasil ante Colombia.

Higuaín al travesaño

El escenario del principio del partido se repitió en la segunda parte e Higuaín casi liquida el partido con un derechazo en el travesaño tras una gran maniobra individual en un contragolpe.

Los desbordes por la bandas y centros comenzaron a sucederse y la defensa argentina zozobró por arriba y por abajo pero no cedió y el mediocampo logró mantener aislado a Hazard, que fue reemplazado por Nacer Chadli.

Messi tuvo incluso el segundo en una contra solo ante Thibaut Courtois, pero su bestia negra en la última temporada le ahogó el grito con una estupenda tapada.

Fotos: AFP

Comente