SC un torneo de equipos no de países

Águilas representan a la LVBP no a Venezuela

11 A - Cortesia
2 de febrero, 2017 - 7:47 am
Francis Luther Blackman / [email protected]

Las Águilas del Zulia debutan esta tarde en la Serie del Caribe ante Puerto Rico en un evento que reúne a los equipos campeones de cada liga, por lo que mal pudieran llevar el nombre del país en el pecho, en virtud de que cuatro de ellos llevan jugadores extranjeros con excepción de República Dominicana y Cuba

Foto: Cortesía

Desde el inicio de la SC en 1949 los equipos lucían el uniforme de visitante en cada partido, el equipo sede juega en todos los casos a segunda hora con su uniforme de home club. En lo últimos años Dominicana optó por usar el nombre del país y no incluyó a extranjeros en su equipo y eso despertó un falso nacionalismo que no fue copiado por los restantes participantes.

En un patriotismo alejado de la realidad, se insiste en que las Águilas van por Venezuela, cuando es bien sabido que muchos aficionados de otras regiones del país, no están a favor del equipo y esperan, y esto da vergüenza decirlo, que el equipo zuliano fracase.

Las Águilas asisten a Culiacán con 28 peloteros de los cuales cinco de ellos no son venezolanos.

Para fortalecer nuestro criterio nos remitimos al futbol, deporte en que se realiza el Mundial cada cuatro años y anualmente el Mundial de Clubes, que sería el equivalente a la Serie del Caribe.

Las Águilas del Zulia tardaron 17 años en regresar a la Serie del Caribe, pero tienen ahora la oportunidad de ser el primer equipo venezolano en ganar tres veces el torneo invernal. El flamante campeón de la LVBP viajó a Culiacán, México, con cuatro grandeligas a bordo y una docena de refuerzos, entre quienes se cuentan varios de los mejores peloteros de la ronda regular.

Amaro: arquitecto del éxito

«Va a ser un torneo interesante», asegura Luis Amaro, gerente deportivo de los occidentales y arquitecto del título de su divisa. Amaro no cumple todavía los 30 años de edad. Fue pelotero profesional durante un breve lapso y no pasó de la New York-Penn League, un circuito de Clase A corta. Pero su conocimiento del juego le viene de familia.

Su padre Rubén fue el manager ganador del Clásico de Febrero en 1984, con los propios rapaces. Su hermano Rubén Jr. fue estrella de la novena naranja entre 1989 y 1998, antes de emprender carrera como ejecutivo en las Grandes Ligas. Su abuela Lilia Silva fue presidente honoraria de las Águilas hasta su fallecimiento, en junio. Su tío Luis Rodolfo Machado fue gerente general de la novena en su anterior coronación, en 2000.

Es la segunda campaña de Amaro en la oficina y ya es parte de la historia de la LVBP. Su tropa cerró la zafra 2015-2016 en el último lugar y hoy está en lo más alto.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente