Abreu no dormirá en sus laureles

1439_dep-(5)_01
17 de noviembre, 2014 - 2:29 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

En su primera campaña como ligamayorista, el cubano José Abreu rápidamente se dio a conocer tanto por su incansable ética de trabajo como por sus batazos profundos al jardín izquierdo y sus sencillos al derecho. Estamos hablando de un novato experimentado que se reportó temprano a los entrenamientos de los Medias Blancas para comenzar su proceso de adaptación y redoblar su preparación para su debut de Grandes Ligas. Se trata de todo un profesional que siempre usó sus prácticas de bateo para mejorar su rendimiento y no para lucirse.

Tras disputar 162 juegos en una campaña por primera vez en su carrera, Abreu ahora entiende mejor la presión que conlleva una temporada de semejante duración. Pero los partidos adicionales no serán motivo para que Abreu invierta menos el tiempo o energía, incluyendo su preparación este invierno. «Nada cambiará», dijo Abreu. «Vamos a hacer lo mismo que hicimos el año pasado. No puedes sentirte demasiado a gusto con la situación. Tienes que trabajar. Tienes que seguir trabajando constantemente. Estoy acostumbrado a eso. He trabajado duro toda mi vida. No me molesta en lo absoluto».

Al preguntársele en qué aspectos de su juego piensa trabajar tras una campaña de novato fenomenal, Abreu dijo que quiere «tratar de corregir algunas fallas en mi swing». Abreu, quien fue nombrado el Novato del Año en la Liga Americana, no necesita hacer muchos ajustes en cuanto a la ofensiva se refiere. El oriundo de Cienfuegos también terminó en el cuarto lugar en las votaciones para el Jugador Más Valioso del Joven Circuito detrás de Mike Trout, el venezolano Víctor Martínez y Michael Brantley. Un año de experiencia en la Gran Carpa, de estar en los Estados Unidos y de formar parte de la organización de los Medias Blancas debe servirle de mucho a Abreu, quien bateó para .317 con 36 jonrones, 107 remolcadas y encabezó las Grandes Ligas con slugging de .581 en su primera temporada.

Comente