A dos años de un KO monstruoso

1462_deportes-(2)_01
10 de diciembre, 2014 - 1:05 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

El recuerdo sigue vivo en el deporte mexicano, después de la victoria de Juan Manuel Márquez ante Manny Pacquiao con un nocaut espeluznante. Aquella noche del 8 de diciembre de 2012 han pasado 24 meses y la imagen es imborrable, después de casi 41 rounds y 2:59 minutos, finalmente Márquez y los mexicanos pudieron celebrar como habían soñado mientras el mundo entero estaba en shock viendo a Pacquiao contra la lona, sin respuesta, mientras el promotor Bob Arum trataba de consolar a Jinkee, la esposa de Manny. Pacquiao y Márquez se enfrentaban por cuarta vez luego de tres emocionantes duelos.

En 2004, Márquez se levantó tres veces de la lona en el primer round, algo que atribuyó luego a un exceso de confianza, para terminar empatando el duelo pactado en peso pluma. Juan Manuel se quedó con los títulos avalados por la Asociación Mundial de Boxeo y Federación Internacional de Boxeo. Cuatro años después, en 2008, Márquez volvió a enfrentar como campeón a Pacquiao, solo que ahora Superpluma del Consejo Mundial de Boxeo. En una batalla cerrada en la que Juan Manuel volvió a caer una vez, los jueces dieron un protestado triunfo al «Pacman». En 2011, ya en peso Welter Márquez anuló la velocidad y poder del filipino, pero no le fue suficiente para ganar el choque, perdiendo por decisión de los jueces.

El último combate llegó en el 2012, Márquez por primera vez en la serie mandó a la lona a Pacquiao, en el tercer episodio con un bombazo de mano derecha, pero el filipino se levantó y respondió en los episodios siguientes.

Con la nariz sangrante y los focos rojos en su esquina, Márquez salió al todo o nada contra Manny, logrando la hazaña al conectar un derechazo espectacular a Pacquiao, pero esta vez el filipino no fue capaz de responder ni a la cuenta del réferi Kenny Bayless y se concretó el nocaut, el «Dinamita» celebraba con su gente, el máximo triunfo de su carrera.

Tras esa victoria, muchos se preguntan ¿qué tan bien ha regresado Pacquiao, si ha perdido ese instinto asesino y si a Márquez ya no le queda nada por hacer en el boxeo? Lo cierto es que mientras muchos anhelan aún una quinta pelea, hoy el recuerdo de ese nocaut está más vivo que nunca, porque además, ese momento se metió entre los más grandes del deporte mexicano, ahí donde está el nocaut de Salvador Sánchez a Wilfredo Gómez, y el de Julio César Chávez a Meldrick Taylor, por mencionar a los más épicos.

Comente