Saxo: Melódico y sensual

1438_saxosilueta_02
16 de noviembre, 2014 - 3:47 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Generalmente al explicar la estructura de una orquesta, nos debemos referir a familias de instrumentos —cuerdas, percusión, vientos, etc—. Los instrumentos de viento se clasifican en dos grupos: metal y madera. En los de metal el sonido es generalmente brillante y con fuerte volumen y, en los de madera, el sonido es más dulce y suave.

Uno de los mas populares y utilizados es el saxofón —viento-madera—, el cual fue creado por el clarinetista y fabricante de instrumentos de origen Belga Adolphe Sax (1814. 1894). El nombre de saxofón se produce por la combinación del apellido de su inventor —sax— con —fon/fono— originario del griego phonos, que significa sonido.

Un ideal preocupaba a Adolphe Sax mientras dirigía el taller de su progenitor: inventar un instrumento de viento que «por el carácter de su voz pueda aproximarse a los instrumentos de cuerda, pero que tenga más fuerza e intensidad».

Trabajando sobre modificaciones para lograr una mayor calidad de sonido y resolver algunos de los problemas acústicos del clarinete, Sax construye lo que hoy se conoce como saxofón. «Mejor que cualquier otro instrumento, el saxofón es susceptible de modificar su sonido a fin de poder dar las cualidades que convengan o de poder conservar una igualdad perfecta en toda su extensión.

Lo he fabricado                                     —añade el inventor— de cobre y en forma de cono parabólico. El saxofón tiene por embocadura una boquilla de caña simple».

El saxofón comenzó a aparecer en composiciones sinfónicas y operísticas de la época, por solo mencionar algunas podemos citar: Le Dernier Roi de Juda, de Georges Kastner (1810-1867), estrenada en 1844 y sobre todo La Arlesiana, de Georges Bizet (1838-1875) donde alcanzó gran éxito.

El interés que despertaba el nuevo instrumento acarreó a su creador múltiples sinsabores frente a la reacción de otros fabricantes de instrumentos e incluso de intérpretes, que veían en la aparición del saxofón un fuerte competidor. No obstante las bandas militares acogieron entusiastamente al saxofón desde 1845 y tras breves años de exclusión, provocado por cambios de régimen en Francia, resurge nuevamente en esas formaciones en 1853, al punto de que Adolfo Sax fue nombrado, en 1854, «fabricante de instrumentos musicales de la Casa Militar del Emperador».

Nuestro instrumento invitado de hoy usa una boquilla con una sola caña similar a la del clarinete, pero con una cámara interior hueca redonda o cuadrada. El cuerpo del saxofón es cónico, dándole propiedades más similares a las del oboe que al clarinete. Sin embargo, a diferencia del oboe, cuyo tubo es un cono único, la mayoría de los saxofones tienen una curva en la campana que los distingue de estos. Importante es conocer que el saxofón se clasifica como tenor, barítono o alto.

En la historia reciente popular, este precioso instrumento es utilizado en las bandas de jazz, orquestas bailables y también en escenas románticas de películas donde se requiera un toque melódico y sensual. Hasta el próximo domingo, con el favor de Dios.

Comente