Robin Williams se sentía asediado por sus adicciones

1344_Farandula-(2)_01
14 de agosto, 2014 - 12:20 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

El «Payaso de Hollywood» como era conocido Robin Williams, conocía sus demonios y sabía cómo debía enfrentar sus batallas. El actor, quien falleció el pasado lunes, a diferencia de otras estrellas y famosos, que a menudo optan por no hablar de sus problemas personales en público, siempre se mostró más que dispuesto y abierto a hablar de ellos.

En las múltiples entrevistas que tuvo a lo largo de su carrera, Williams siempre bromeaba acerca de sus padecimientos con el alcohol y las drogas. «Un día entré a una tienda y vi una botellita de Jack Daniel′s. Y esa voz, que yo llamo el poder menor,  me dijo, ¡Eh. Solo una probada. Solo una! Tomé, y tuve ese momento breve de: Ay, ¡estoy bien!›. Pero escaló tan rápidamente. En cuestión de una semana estaba comprando tantas botellas que sonaba como un móvil caminando por la calle», comentó el actor sobre el inicio de su adicción con la bebida.

En la pantalla, interpretó desde un genio hasta un psiquiatra. En la vida real, luchó contra brotes periódicos de depresión y abuso de drogas y alcohol. «Hay cosas que te aterrorizan cuando bebes. Como eso de las llamadas lagunas mentales. Yo tuve unas terribles. Puedo describir cómo lo más terrorífico de abusar del alcohol y las drogas es el momento en que empieza «la caída» después de la euforia, es como si tu cerebro se fuera de vacaciones», dijo el intérprete de El Hombre Bicentenario.

Miedo y soledad

Williams confesó que durante ciertas grabaciones se sentía «solo y agobiado». «Estaba en un pequeño pueblo que no es el borde del mundo, pero lo puedes ver desde ahí, y entonces pensé: beber. Simplemente pensé, Eh, quizás beber ayude. Porque me sentía solo y con miedo. Uno piensa: ¡Ay, esto va a aliviar el temor. Y no lo alivia¡», dijo Robin.

Además, también admitió en público su adicción a la cocaína, a la que llamaba «el polvo de marcha peruano» o «la caspa del diablo». También bromeaba que esta droga era «la forma como Dios te comunica que estás ganando demasiado dinero». Para el fallecido actor, La cocaína «era un lugar donde se escondía». «La mayoría de la gente se pone hiperactiva con la coca. A mí me desaceleraba», dijo en una entrevista.

Ante las cámaras, Williams se burlaba de sus vicios y adicciones con su estilo frenético e hiperactivo. Sin embargo, el comediante tenía muchas otras facetas que no muchas veces dejaba ver al público. El protagonista de Jack, también enfrentó durante su vida una lucha contra la depresión severa, tal como declaró su publicista y, a principios de este año, se informó que el actor se había vuelto a internar en una clínica de rehabilitación.

Hoy el «Genio» es libre. Su lucha incansable contra sus adicciones, finalmente terminó en un trágico y desesperado suicidio que puso fin a la camaleónica carrera de Robin Williams.

Comente