San Benito no logra unir a Zulia, Mérida y Trujillo

Reconocimiento del chimbanguele paralizado en la Unesco

Chimbaguele a San Benito
3 de agosto, 2016 - 10:34 am
Edwin Urdaneta / edwinurdaneta@quepasa.com.ve

En Venezuela 29 cofradías de los tres estados del occidente con arraigo al santo negro, transmiten de generación en generación, desde hace más de 400 años, el aprendizaje del toque del chimbanguele, el tambor largo y la gaita tambora

Foto: Edwin Urdaneta / Agencias

La declaratoria del chimbanguele o culto a San Benito, para que sean patrimonios culturales mediante la intercesión de la Unesco, está paralizada, debido a divergencias entre las organizaciones afrovenezolanas del país. De postularse la fiesta este año sería candidata para el año 2021.

Así lo destacó Marcial Briceño, representante de Fundavasallos, quien explicó tras conversaciones con representantes del Centro de la Diversidad Cultural —organismo que avala y presenta el expediente para que la celebración opte a ser candidato a una declaratoria—, organizaciones de Mérida y Trujillo, objetaron la no inclusión de sus creencias y costumbres en medio de la investigación iniciada.

«Lo que hace falta es que los tres estados nos reunamos en una mesa de trabajo en el municipio Sucre y formalicemos una sola investigación que permita sincerar los aspectos sobre la declaratoria que tiene más simbología incluso que los Diablos Danzantes y la Parranda de San Pedro», refirió Carlos Chourio, representante del colectivo cultural del municipio Sucre.

En Venezuela 29 cofradías de los tres estados del occidente con arraigo al santo negro, transmiten de generación en generación, desde hace más de 400 años, el aprendizaje del toque del chimbanguele, el tambor largo y la gaita tambora. «Hay que resaltar que la tradición comenzó en Gibraltar y el desparecido pueblo de San Pedro y se extendió hacia otras entidades vecinas».

Chimbanguele

Discrepan

La diferencia entre la manifestación de Zulia y Mérida es su composición y simbología, por ejemplo en los pueblos santos de Sucre y Palmarito, existe un sincretismo en el que al tiempo que se venera a San Benito, se rinde pleitesía a Ajé, Dios de las aguas, además mayordomos y vasallos suenan siete golpes, las requintas, con el uso de entre ocho y seis tambores y declaman letanías, mientras que en los Giros de Mérida, la celebración es más dancística y colorida y se calcula que tiene una data de 200 años. Otra significación cobra en suelo trujillano. De hecho la Gaita zuliana, que nace en Gibraltar, es gaita tambora, cantada por esclavos de la época, en versos que emulaban protestas a sus patronos.

Comente