Nueva biografía revela detalles del ACV de Cerati después del concierto en Caracas

18A-JU_01
11 de agosto, 2015 - 2:00 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Hoy el músico cumpliría 56 años

Foto: Archivo

La investigación la hizo el periodista Juan Morris. Hoy el músico cumpliría 56 años

Según una publicación del diario argentino Los Andes, a menos de un año de la muerte de Gustavo Cerati se revelan detalles de las últimas horas del cantante antes de sufrir el ACV que lo dejó en coma durante cuatro años.

Esta semana el periodista Juan Morris lanzará una biografía del músico que mañana cumpliría 56 años.

El diario Clarín adelantó parte del material que Morris recogió durante cuatro años de investigación. El fragmento reconstruye las horas posteriores a la presentación de Cerati en Caracas a través de los relatos de los testigos que acompañaron a Gustavo mientras sufría el accidente cerebrovascular.

El libro ya ha causado el rechazo de los familiares del músico. «Queremos informarles que tengan cuidado, la biografía de GC que anda dando vueltas carece de veracidad, tiene muchas imprecisiones y no está autorizada por la familia. Además, está escrita por alguien que nunca lo conoció ni tiene vínculo con ninguno de los miembros de la familia. Por ahora no hay nada oficial», escribió Benito Cerati, el hijo de la leyenda del rock nacional, en el muro del Facebook de su banda Zero Kill.

Los detalles

El fragmento comienza con los minutos después de la presentación del 15 de mayo de 2010 en el contexto de una foto grupal que solían sacarse después de las giras.

«Gustavo abrió la boca para contestarle, pero no acertó a decirle nada. Fue como si los músculos de su mandíbula no encontraran las palabras. Entonces la cámara disparó su flash y todo el equipo quedó registrado en la última foto de la gira. A su alrededor, el grupo se empezó dispersar y Gustavo caminó confundido hacia su camarín».

«Mientras lo veía alejarse, Taverna le pidió a Bernaudo que lo acompañara a ver qué le pasaba. Cuando entraron, Gustavo estaba tirado en el sillón, con el saco a un costado, la camisa desabrochada y la boca entreabierta. Pensaron que tenía un pico de presión o que tal vez le había dado un infarto. Bernaudo corrió a buscar a los paramédicos y al ratito volvió con dos chicos que no tendrían más de 20 años y que al ver a Gustavo Cerati descompensado no supieron qué hacer. Charly Michel, el kinesiólogo que viajaba con el equipo, revisó qué remedios tenían los paramédicos en sus bolsos y les pidió que fueran a buscar la camilla. Gustavo se podía mover, pero estaba como abrumado, lento, y no podía hablar».

«Una hora después, cuando terminaron de hacerle los exámenes, lo volvieron a trasladar a La Trinidad. Ya había vuelto la luz y lo dejaron unas horas en observación en la guardia, pero como no presentaba ninguna mejoría ni los médicos tenían un diagnóstico de su estado, a eso de las 4:00 de la mañana lo alojaron en la suite presidencial del tercer piso y llamaron por teléfono a un cardiólogo, que les dijo que recién iba a poder ir a las 10:00».

«Al día siguiente, Gustavo se despertó en la clínica consciente, pero confundido. El sueño no había tenido su efecto reparador y después de unas horas de inconsciencia se sintió, por primera vez, en un cuerpo que no le respondía del todo. No podía hablar y su costado derecho estaba entumecido, como si sus funciones cerebrales estuvieran replegándose de una parte de su cuerpo».

«(…) Taverna lo sentó en la máquina donde le iban a hacer el estudio. Tenía la mirada perdida y la boca entreabierta. Después del estudio lo volvió a cargar en la camilla, lo tapó con una frazada y los enfermeros lo llevaron al cuarto piso para hacerle otro análisis. Media hora más tarde lo dejaron en la habitación y decidieron avisarle a la familia. Gustavo había sufrido un ACV y su cerebro se había inflamado tanto que estaba haciendo presión contra el cráneo. Tenían que operarlo con urgencia».

Comente