La Academia le hizo justicia a Leo DiCaprio

1888_0
1 de marzo, 2016 - 2:03 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Fotos: Agencias

La 88º edición de los Óscar, que se celebró este domingo en Los Ángeles, fue seguida a través de la televisión por 34,3 millones de personas, lo que supone la audiencia más baja de los premios de la Academia de Hollywood desde 2008, según las cifras publicadas hoy por Nielsen.

Los más de 6 mil miembros que tienen voz y voto en la organización estadounidense de Artes y Ciencias Cinematográficas, aplicaron la fórmula por la que se ha decantado durante los últimos años: darle a cada quien lo que es suyo.

En la gran gala de los Premios Óscar 2016, el drama periodístico Spotlight dio la sorpresa el domingo al llevarse el Óscar a la Mejor Película, durante una gala que consagró la carrera de Alejandro González Iñárritu y que tuvo de fondo el problema de diversidad que sufre Hollywood.

Mad Max: Fury Road, cuarto episodio de la saga postapocalíptica creada por el cineasta australiano George Miller, se impuso en el apartado técnico con seis premios.

El teatro Dolby vivió uno de los momentos más vibrantes de la noche cuando Leonardo DiCaprio tomó en sus manos el primer Óscar de su carrera gracias a El Renacido.

Brie Larson recibió una ovación similar al ser nombrada Mejor Actriz por La Habitación, donde encarna a una madre secuestrada junto a su hijo.

La sorpresa de Spotlight

El premio más importante del cine estadounidense recayó en Spotlight, un drama que recrea cómo el periódico The Boston Globe destapó hace más de 15 años los crímenes sexuales cometidos por casi un centenar de curas.

La película en Latinoamérica es llamada En Primera Plana y recuerda en cierta forma a Todos los Hombres del Presidente (1976), de Alan J. Pakula, porque su estructura está planteada como una investigación periodística.

Spotlight aborda el tema del abuso sexual a menores dentro de la Iglesia católica bostoniana, pero alejándose de los tópicos comunes. No se enfoca en un episodio sensacionalista de pedofilia con un monstruo y sus víctimas, sino más bien como un crimen sellado por un pacto de silencio.

La cinta, dirigida por Tom McCarthy McCarthy no acusa únicamente a los pedófilos o a la Iglesia como única institución que oculta el crimen, su alegato es más fuerte porque involucra a los padres que callan, a los estudios de abogados que se enriquecen defendiendo a criminales, a la prensa incapaz de ir más a fondo en su investigación.

Esta cinta también premiada por su guión original, dio pie a que sus integrantes manifestaran que «dio voz a los supervivientes, y este Óscar amplifica esa voz, la cual esperamos se convierta en un coro que resuene y llegue hasta el Vaticano. Papa Francisco, es hora de proteger a los niños y restablecer nuestra fe», expresó el productor Michael Sugar.

«El Óscar debe convertirse ahora en un coro que resuene y llegue hasta el Vaticano», pidió Michael Sugar, uno de sus productores.
«Papa Francisco: es tiempo de proteger a los niños y restaurar nuestra fe», lanzó, arrancando el aplauso del público.

Back to back latino

Sobre esperado estuvo el éxito, por segundo año consecutivo, del director mexicano Alejandro González Iñárritu, quien quizás temiendo que la Academia no reconociera el trabajo de DiCaprio le dijo en su discurso de agradecimiento: «Leo, tú eres El Renacido, gracias por ponerle tu alma y tu vida a la película».

Iñárritu, aunque perdió el galardón más prestigioso, su cinta El Renacido otorgó a DiCaprio lo que el actor llevaba tantos años persiguiendo: su primer Óscar.

El propio Iñárritu hizo historia igualando a los directores John Ford y Joseph L. Mankiewicz, ganadores de dos estatuillas de forma consecutiva. El mexicano ganó el año pasado por Birdman.

«Cada película es como una canción y una canción no te puede gustar más que otra», dijo el mexicano, quien también aseguró que el mundo está ante la posibilidad de «liberarse de todo prejuicio, que el color de la piel sea tan irrelevante como el largo del cabello», en un guiño a la controversia sobre la diversidad étnica, aseveró el director latino.

Por su parte, el mexicano Emmanuel Lubezki celebró asimismo ser el primer director de fotografía de Hollywood que recibe tres galardones consecutivos.

Chile triunfa

Chile festejó por todo lo alto el triunfo de Historia de un Oso, un cortometraje de animación sobre un viejo oso que sale todos los días a la esquina de una transitada calle.

«Quiero dedicárselo a mi abuelo, que fue quien inspiró esta historia», dijo su cineasta Gabriel Osorio. «¡Viva Chile!», gritó el codirector, Pato Escala.

Colombia se quedó en cambio con las ganas de celebrar su primer Óscar a Mejor Película de Habla no Inglesa por El Abrazo de la Serpiente, que terminó en manos de la húngara El Hijo de Saúl, ambientada en el horror del campo de concentración de Auschwitz.

Arrasó en rubros técnicos

Mad Max: Furia en el Camino fue una de las principales protagonistas de la ceremonia de los Óscar. La película protagonizada por Charlize Theron y Tom Hardy logró el nada despreciable número de seis premios, convirtiéndose de esa manera en el filme de 2015 que mayor número de estatuillas acumuló.

Mad Max ganó en: Mejor Diseño de Vestuario: Jenny Beavan, Mejor Diseño de Producción: Colin Gibson y Lisa Thompson, Mejor Maquillaje y Peinado: Lesley Vandrwalt, Elka Wardega y Damian Martin, Mejor Edición: Margaret Sixel, Mejor Edición de Sonido: Mark Mangini y David White, Mejor Mezcla de Sonido: Chris Jenkins, Gregg Rudloff y Ben Osmo.

La cantidad de premios que sumó Mad Max fue tan escandalosa, que el propio Louis CK, al momento de anunciar el ganador de Mejor Corto Documental, bromeó diciendo que el ganador era Mad Max.

Al fin Leo ganó

El público del Dolby Theatre se puso de pie para aplaudir al ganador del Óscar a la Mejor Interpretación Masculina de 2016.

Tras oír su nombre como ganador, Leonardo DiCaprio subió al estrado y aunque en un momento se mostró titubeante, rápidamente recobró la serenidad y pronunció un discurso sobrio, emotivo y con conciencia social.

«Mi sueño desde que tenía 4 años ha sido contar historias. Esta cinta es ejemplar y podremos admirarla durante años. Nunca olvidaré esta aventura con Alejandro», reconoció DiCaprio.

El artista convenció a los votantes de la Academia interpretando al trampero Hugh Glass, uno de los exploradores más legendarios de la conquista del Lejano Oeste, cuyas hazañas sirvieron al cineasta para explorar los límites del ser humano.

«Es increíble que dos forasteros como ‹Chivo› (el director de fotografía Emmanuel Lubezki) y Alejandro (González Iñárritu), que llegaron de México, se hayan mantenido firmes en sus convicciones artísticas. Me siento muy orgulloso de trabajar con ellos, representan todo lo que esta industria es y debería ser».

«El cambio climático es real, está sucediendo ahora. Es la amenaza más urgente que enfrentan nuestras especies, necesitamos trabajar unidos y no dejar más las cosas para luego».

Chris Rock se centró en tema racial

Todo el mundo esperaba que Chris Rock hiciera alusión a la polémica sobre la falta de diversidad entre los nominados de la 88º edición de los Óscar, y el humorista afroamericano cumplió con las expectativas disparando con bala, pero sin olvidarse de entretener.

En la gala, que duró más de tres horas, se aludió continuamente a la falta de diversidad ante la ausencia de nominados negros en las categorías principales por segundo año consecutivo.

Rock no desperdició ninguna ocasión por burlarse de la situación que reina en la industria.

«¡Hey, he contado al menos 15 negros en esa montaje!», fue la frase con la que arrancó el cómico, un aperitivo del torrente dialéctico que lanzó durante las tres horas y media de gala.

«Estoy en los Óscar de la Academia, también conocidos como los premios de los blancos. ¿Se dan cuenta de que si nominaran a los anfitriones, yo no habría conseguido este trabajo?», dijo.

Momentos a destacar

Las críticas de rock no impidieron que se vivieran decenas de momentos emotivos, como el protagonizado por el maestro italiano Ennio Morricone, que a sus 87 años recibió su primer Óscar por componer la música del western The Hateful Eight.

Lady Gaga también puso en pie al teatro Dolby al interpretar la canción nominada Til It Happens To You y aparecer sobre el escenario con decenas de víctimas de agresiones sexuales en campus universitarios. Su actuación fue presentada por el vicepresidente estadounidense, Joe Biden.

Favoritos se quedaron  en la silla

No corrieron la misma suerte quienes apostaron a que Cate Blanchett (Carol) fuera laureada en la categoría de Mejor Actriz, porque la demencial interpretación de Brie Larson en La Habitación no le dejó otra opción a los miembros de la Academia que elegirla. Lo que sí fue un batacazo fue que prefirieran dejar sentados a Mark Ruffalo (En Primera Plana), a Sylvester Stallone (Creed), Christian Bale (The Big Short) y hasta al mismísimo Tom Hardy (El Renacido) para darle la estatuilla a Mark Rylance (Puente de Espías) como Mejor Actor de Reparto.  La derrota de Sylvester Stallone dejó a más de uno con la boca abierta, después de que los expertos le dieran por ganador en la categoría de reparto por encarnar de nuevo a Rocky Balboa en Creed. Pero el británico Mark Rylance se lo arrebató por su interpretación en Puente de Espías, la cinta sobre La Guerra Fría dirigida por Steven Spielberg. El Óscar que sí se vio venir fue el de Mejor Actriz de Reparto que le dieron a Alicia Vikander como la atormentada pintora Gerda Wegener, pareja sentimental de Einar Wegener, el primer hombre conocido en someterse a una cirugía de cambio de sexo. Vikander destronó a Kate Winslest «Steve Jobs», quien se destacó como ejecutiva en marketing para Apple y mano derecha del genio informático.

Mark Rylance, (Puente de Espías), ganó como Mejor Actor de Reparto; Brie Larson, (La Habitación), triunfó como Mejor Actriz; Leonardo DiCaprio, (El Renacido), ganó como Mejor Actor; y Alicia Vikander se alzó como Mejor Actriz de Reparto

Comente