Jacqueline Bisset: «Las abuelas también queremos sexo»

1350_18D-JU
20 de agosto, 2014 - 2:43 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Welcome to New York es la cinta que levanta ampolla por estos días en el jet set y Jacqueline, famosa por no tener pelos en la lengua, atizó más el fuego.

Inspirada en la escandalosa vida sexual del exdirector del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, la película retrata la manera en que se tolera la promiscuidad de los hombres, aún en edad avanzada.

Cuando le preguntaron si pensaba que eso era menos frecuente en sus congéneres, la británica dijo: «Las mujeres mayores siguen deseando tener sexo, están cachondas, se quieren conectar con alguien. Pero los hombres no quieren acostarse con ellas».

Bisset interpreta en el nuevo filme a Simone, álter ego de Anne Sinclair, la esposa de Georges Devereaux, personaje basado en Strauss-Kahn y quien es encarnado a su vez por el gran actor francés Gérard Depardieu.

En Simone, Jacqueline rescata precisamente que aún es una mujer con deseos, pero le pasa lo que a sus contemporáneas: los hombres no se percatan de sus encantos. «El deseo no se apaga con la menopausia», recalcó la artista, además de recriminar la sociedad machista, que fomenta el que ellos tengan varias mujeres a la vez.

Bisset lamenta que ese proceder de los hombres se siga estimulando. «Ellos merodean por los bares y otros sitios en los que no muestran ningún respeto hacia el género femenino. Incluso, no sé si a esos hombres les gustan las mujeres. Todo es autoglorificación, narcisismo, probablemente un odio por sí mismos y una desesperada inseguridad. Necesitan demostrar todo el tiempo. Nunca están contentos con las mujeres que los tratan con amor y siempre revisan si ellas siguen siendo atractivas».

A punto de cumplir 70 años y muy guapa todavía, Bisset se pone como ejemplo de esas pulsiones carnales de las mujeres que han atravesado la edad madura y no disimula sus preferencias: «Nunca he podido irme a la cama con un hombre que no oliera bien. Para mí, el olor es algo tóxico. Es una cosa animal y muy, muy peligrosa». No es capaz de explicar cuál es para ella el aroma ideal de un amante, pero en todo caso tiene que ser limpio. «No estoy para oler axilas apestosas», remató desparpajadamente. Aunque nunca se casó, dice que siente que lo estuvo con los cinco hombres con quienes compartió largas relaciones: el actor Michael Sarrazin, con quien tuvo a sus hijas, Catherine y Michelle; el bailarín Alexander Godunov; el magnate Víctor Drai; el actor Vincent Pérez y el instructor de artes marciales Emin Boztepe.

Comente