Celebración del día mundial de la poesía

Iraima Bravo 63 años viviendo la poesía

ESP - 160317 - IRAIMA BRAVO DE PALENCIA - H GODOY (5)
21 de marzo, 2017 - 11:39 am
Herwin Godoy / [email protected]

Escuchar el nombre de Iraima Bravo sin que a la memoria te lleguen títulos como La palabra y su melodía, programa dedicado a la poesía y que tiene 20 años al aire por Lumen 2000 y Las manos de Euridice, obra llevada a las tablas en cuatro décadas distintas y que ha hecho vibrar distintos teatros del Zulia, el último el Teatro Baralt en él 2002, no es hablar de esta zuliana que con 70 años de edad lleva 63 dedicada a la poesía y a las tablas

Maracaibo —  Con su sonrisa eterna, que hace que los años no pasen por ella, Iraima nos recibió en su casa para conversar como ha sido su vida dedicada a la poesía, a declamarla no a escribirla, pues considera que este don de pocos, por lo que siente admiración por los que logran crear este género literario, fascinación que se le nota en el brillo de sus ojos al hablar de estos artistas, como su amiga poetiza Lucy Romero de Carrasco.

«Desde los seis años estoy declamando poesía, comencé el colegio de los campos petroleros de La Paz, las maestras vieron el talento que tenía, y todos los años era yo quien en los actos culturales le tocaba decir los poemas, eso alimentó mi vocación, especialmente por el profesor Jesús Socorro con el que logré presentarme en programas de radio y televisión», dijo.

La también normalista egresada en 1963 del colegio el Pilar y actriz preparada por la misma Inés Laredo, está convencida de que «un buen declamador debe ser un buen actor», agregó que la poesía logra romper barreras y quien la comprende podrá entender en resto de las artes escénicas y plásticas, por lo que al declamar se deben utilizar todas las herramientas histriónicas para atrapar al público.

Y es que su pensar comulga con su actuar, pues mucho antes de tener su programa de radio, donde además resalta libros de la Biblia como Los Salmos y el Cantar de los Cantares, como poesía sublime, como docente en el Liceo Rómulo Gallegos de Maracaibo, en su paso por el grupo de Teatro Sábado, como coordinadora de Teatro de la zona educativa (1984-1994) y ahora en parroquias eclesiales de la ciudad, se ha dedicado a formar al buen lector, «nadie puede disfrutar de la lectura, de la poesía, de un cuento. Sino sabe leer correctamente y eso no significa simplemente decodificar las letras eso vas más allá», indicó.

«Un buen lector debe expresar con su cuerpo o por lo menos con su rostro lo que siente cuando lee, o que vive el personaje o lo que el autor quiso reflejar, eso es vital», finalizó Iraima de pie en la sala de su casa, mientras declamaba un fragmento de «Las uvas del tiempo» de Andrés Eloy Blanco.

Comente