Himno a Bolívar

qpplaceholder
29 de marzo, 2015 - 12:43 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Un himno es un canto o argumento poético que enfoca impresiones históricas, de celebración o alegría. La palabra proviene del idioma griego űμνος (hymnos) y pasó a casi todas las lenguas del continente europeo en un mismo sentido o significación. Es, además, la representación musical o literaria de un acontecimiento tan trascendente que produce la necesidad de honrarlo y plasmarlo en música o texto.

Un himno puede estar dedicado a un país, a un héroe, a santos, dioses, etc. También puede estar dirigido a celebrar una victoria u otro suceso memorable y expresar júbilo o entusiasmo. Asimismo puede ser una composición musical que identifica a una institución, colectividad, región o una nación y que une a quienes la interpretan. Estos últimos himnos suelen ser, o bien marchas o poemas líricos.

Existen autores y compositores de gran trascendencia en Venezuela que han realizado himnos realmente hermosos tanto en su letra como en su música. Tal es el caso de una de las obras más impresionantes de los últimos 200 años titulada  Himno a Bolívar, música de la gran pianista, compositora y cantante venezolana Teresa Carreño, basada en los textos del Poeta y Prosista caraqueño Don Felipe Tejera (1846-1924). El Himno a Bolívar está enmarcado en un vigoroso y vehemente ímpetu, de gran fuerza anímica e inspiración masculina.

El Himno a Bolívar se estrenó el 29 de octubre de 1885 en el Teatro Guzmán Blanco —hoy Teatro Municipal de Caracas—, bajo la dirección de la propia Teresa Carreño. Al momento de escribir este artículo estoy escuchando emocionado semejante obra con sus textos magníficos, mensajes de gloria, poema sublime y glorioso, coros a su máxima exigencia vocal y nivel de dificultad impresionantes. Son muy pocos los tenores que han interpretado esta obra —realmente difícil de cantar—, siendo uno de los más destacados el lírico-spinto Rubén Domínguez —nacido en Caracas en 1940—.

Difundamos en nuestros niños y jóvenes su conocimiento y entre todos los respetados lectores, seguro estoy les encantará y se imaginaran como yo, cual soñador empedernido, un coro de mil voces cantando, la bella bandera venezolana ondeando orgullosa en lo más alto, y ver las ocho estrellas convertirse en hermosas aves que vuelan alto, muy alto hasta tocar las estrellas que caerán por millones en forma de esperanza y grandeza sobre todos nosotros como el futuro y la gloria de nuestra gran Patria. ¡Te amo Venezuela!

Vale la pena recordar que María Teresa Gertrudis de Jesús Carreño García —Teresa Carreño— nació en Caracas el 22 de diciembre de 1853 y falleció en Nueva York el 12 de junio de 1917. Ha sido denominada por muchos expertos como la pianista más prolífica de América Latina durante los siglos XIX y XX, y una de las pianistas y compositoras más importantes del mundo considerando lo inusual de que una mujer en su época se dedicara a esa profesión. Comprendemos así el por qué el teatro más importante y majestuoso de Venezuela y uno de los más imponentes del mundo, lleva su nombre.

Hasta el próximo domingo con el favor de Dios.

Comente