Asesinado el 2 de julio de 1972

Hace 44 años se apagó Felipe Pirela

B1 (SILUETA)
2 de julio, 2016 - 10:22 am
Redacción Diario Qué Pasa

Todo transcurría sin pena ni gloria, hasta que un buen día el maestro, director y arreglista Billo Frómeta le escuchó cantar y mostró interés por sus servicios

Foto: Agencias

Su voz inconfundible y romántica, se escucha con fuerza después de 44 años de su muerte. El Bolerista de América resumió en el tema Lo que es la vida su funesta historia.

Felipe Antonio Pirela Morón, mejor conocido como Felipe Pirela o «El Bolerista de América»”, fue un cantante del género bolero.

Nació el 4 de septiembre de 1940 en Maracaibo, Venezuela, y fue asesinado un día como hoy en el 1972 en San Juan, Puerto Rico.

Al humilde hogar de don Felipe Pirela y doña Lucía Morón de Pirela llegó aquel 4 de septiembre de 1941 la bendición de un hijo, bautizado como Felipe Antonio Pirela Morón, a quien el futuro, por su privilegiada voz, concisa compostura y particular interpretación, le otorgaría el reconocimiento de «El Bolerista de América».

Inicios de Felipe Pirela

Los primeros pasos para el entonces nóvel cantante se da con las orquestas de Juanito Arteta y Los Peniques, por las que transitó sin mucha relevancia.

Todo transcurría sin pena ni gloria, hasta que un buen día el maestro, director y arreglista Billo Frómeta le escuchó cantar y mostró interés por sus servicios.

La entrevista pautada con Billo debía darse en la casa de los Pirela Morón, por lo que la familia se preparó a fin de agradar al Maestro.

Cuando este llegó a la vivienda no hizo más que expresar: «… Quiero contratarlo para que sea el bolerista de mi orquesta. Usted tiene mucho futuro… canta como los ángeles…», expresó.

La orquesta causa sensación en el Continente, al tiempo que la dulce voz de Pirela seduce a cientos de miles de fanáticas, si se quiere huérfanas de un ídolo, ante la ausencia de su hasta entonces amor platónico: Alfredo Sadel, quien había tomado la decisión de dedicarse al bel canto.

Felipe como solista

Luego de que Pirela obtuviese fama con la orquesta Billo’s Caracas Boys comienzan a lloverle ofertas de otros países, la más tentadora, desde México.

El cantante le consultó a su mentor, anticipándole sus deseos de mantenerse en la orquesta en la que llevaba más de dos años.

No obstante, Billo sabía que ya era hora de que Pirela comenzara a volar; no sería él quien cortara sus alas, atándolo a su orquesta, truncándole su camino al estrellato definitivo.

Una vez cumplido su compromiso en México, Pirela regresa a Venezuela, para casarse con la joven Mariela Montiel, con quien tendría su única hija Lennys Beatriz Pirela Montiel. Cabe destacar que Pirela (23) era 10 años mayor que ella, al tiempo que la unión, tan furtiva como efímera, llega a un triste desenlace con un escandaloso divorcio que marcó a «El Bolerista de América» para siempre.

Felipe, sumido en una fuerte depresión, con su decepción a cuestas, decidió marcharse de Venezuela, hasta Colombia, luego a República Dominicana y finalmente a Puerto Rico.

Es como así en su exilio graba el LP Entre tu amor y mi amor, que adquiere impresionantes cifras de ventas traducidas en reconocimientos artísticos.

Al tema promocional que da título al disco se suma una seguidilla de éxitos. A pesar de ello, el mal ya estaba hecho.

Desmoralizado y socavado en su orgullo sufre una nueva depresión, que disminuye el intenso brillo de su estrella.

No obstante, en su impecable trayectoria se convirtió en un reconocido artista a nivel mundial visitando distintas ciudades a lo largo y ancho de América, principalmente en países como Colombia, República Dominicana, Estados Unidos, Perú, Ecuador, entre otros.

Ganó distintos e infinitos premios en varias ocasiones, entre los más destacados un Disco de Oro otorgado por el sello discográfico Velvet, por haber conseguido la venta de más de un millón de discos.

Asesinato

Pirela fue asesinado en el transcurso de la mañana del 2 de julio de 1972 en la zona de Isla Verde, justamente en el Hotel Cecillia’s Place, calle La Rosa, desde un carro que se encontraba transitando por la zona efectuaron varios disparos dirigidos al cantante, cayendo así mortalmente tras los impactos.

Posteriormente fue trasladado al Hospital Presbiteriano en la ciudad de Santurce, ingresando sin ningún signo vital, puesto que uno de las balas le había perforado la arteria aorta.

Los encargados de reconocer el cuerpo de Pirela fueron su promotor de espectáculos Tony Chiroldes y la periodista, encargada de sus relaciones públicas y pareja, Francisca Berrío.

Una semana y media fue suficiente para que los cuerpos policiales de San Juan capturaran al encargado de los hechos, Luis Rosaldo Medina, quien era un mafioso con un largo expediente policial, la razón del asesinato fue por una deuda de drogas. «Pirela me debía 5 mil dólares en cocaína, por eso decidí matarlo», explicó.

B3

Comente