Con más de 30 canciones Silvestre Dangond puso a bailar a Maracaibo

silvestre_01
6 de julio, 2015 - 12:45 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Fotos: Milena Bravo

El ídolo colombiano demostró a los zulianos que no solo tiene energía en el escenario sino que también posee una calidad vocal excepcional

A las 11:38 de la noche del sábado el escenario dispuesto en el centro del salón Bolívar del Palacio de los Eventos de Maracaibo, subió el telón de color rojo en medio de un espectáculos de luces y sonidos para dejar ver a Silvestre Dangond sentado en un trono blanco y dorado con los dígitos 360 grados alusivos a los que realmente fue todo el espectáculo, pues desde el inicio la trayectoria circular dominó el concierto.

«El Invicto», vestido con un jean blanco, franela gris y un sobretodo beige de algodón, ofreció a su público un concierto cargado de energía y sentimiento a tal grado que entre la multitud se dejaban colar consignas que ofrecían al ídolo colombiano la estatuilla de la Orquídea y le indicaban que se había lucido como los grandes.

Es que no era para menos pues, el llamado «The King» se montó en tarima y comenzó su interpretación con El Confite acompañado de 10 talentosos músicos que por momentos dieron matices interesantes al tradicional vallenato, haciendo sentir a los presentes la mixtura de este ritmo caribeño y el pop, el rock y la sinfonía.

Desde el inicio Dangond, agradeció a Venezuela por su apoyo, para con él y su carrera, así mismo, a lo largo del encuentro con sus fans les ofreció palabras de aliento por la situación que atraviesa el país e indicándoles que se avecinaban tiempos mejores y que en estos los seguiría acompañando. «No me abandonen en las buenas de ustedes», insistió el ídolo en tono de jocosidad.

En medio de su interpretación el vallenatero se percató de la presencia de Joselina, una fan con discapacidades motoras que buscaba llamar su atención, lo que le conmovió he hizo que el intérprete bajara del escenario a saludarla con un abrazo y un beso.

Cambio de escenario

En la mitad del espectáculo el escenario se transformó en un bar, con «cantinero» y todo para interpretar la canción homónima, mientras simulaba tomar unos tragos de bebidas espirituosas, pues según el intérprete, desde hace algún tiempo, no consume alcohol, ni está apegado a las cosas materiales, situación que afirmó:  «Me ha ayudado a terminar el despegue de mi carrera, siempre con la ayuda de Dios». Luego de interpretar 37 canciones en total, donde se dejaron escuchar La Gringa, Judas, Me Gusta, Culpa De Los Dos, Glu, Glu, Glu, Glu, La Difunta, entre otros, el cantante se despidió de su público, luego de cerrar por petición del público con la misma canción que inició.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente