Así canta Venezuela

1551_Columna musical. Imagen. ASI CANTA VENEZUELA- PPGA
16 de marzo, 2015 - 3:24 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Una llovizna caía en un atardecer precioso y multicolor cuando venía conduciendo, mi vehículo, allá por 1990, desde Ciudad Ojeda hasta Maracaibo y estaba escuchando al locutor, periodista y abogado Harold Zavala, uno de los íconos de la radiodifusión zuliana, haciendo acertadísimos comentarios sobre la música venezolana y colocando una excelsa selección de temas en un mano a mano con los grandes tenores venezolanos Héctor Murga y Jesús Sevillano, dignos ejemplos de cómo se canta en Venezuela.

Es que en el fascinante mundo de la música no solamente es artista quien canta, graba un tema y lo interpreta en un escenario. El locutor también es un artista, pues su proscenio es la cabina de radio y su noble misión es proyectar al público el trabajo de los hacedores de música. El binomio cantante-locutor es imprescindible para garantizar sano esparcimiento y despertar los más nobles sentimientos del amor a la patria a través del pentagrama.

Y en este sentido son muchos los locutores que han levantado su antorcha de profesionalismo, dignidad y respeto hacia los cantantes, orquestas y músicos al describir, promocionar y proyectar semejante esfuerzo sonoro. Tal es el caso del locutor y abogado zuliano Víctor Hugo Sanabria (mi maestro en la locución junto a Ramón Bolívar Jr.). Este gran hombre, conocido como «El Jubiloso» es un héroe del pentagrama patrio, del respeto, estímulo y dedicación a los que cultivan la bellísima música nacional. Es un experto para manejar la palabra y una verdadera biblioteca de conocimientos en cuanto a fechas, cultores, músicos, cantantes y explica con sobrada y comprobada autoridad los diversos géneros musicales a través de su legendario programa radial Así Canta Venezuela.

Uno de los géneros nacionales que más ha impulsado el doctor Sanabria, es la música polifónica, la cual venía desapareciendo de los programas radiales. La música polifónica es el esfuerzo vocal más grande al que se puede enfrentar un grupo de cantantes, como por ejemplo: el formidable Quinto Criollo, el Quinteto Contrapunto y la fabulosa Serenata Guayanesa. En las maravillosas grabaciones de estos grupos se demuestra que la voz humana es capaz de producir melodías realmente exquisitas y una cascada de sonoridades que solo se logra con meses, inclusive, años de ensayo y disciplinada formación musical. En el trabajo polifónico las voces van pincelando colores mágicamente armonizados logrando una verdadera sensación de extremo placer al escuchar tan importante trabajo artístico.

Tratando de ser lo más pedagógico posible , debo señalar con mucha admiración el esfuerzo que hacen, desde el escenario de la cabina radial cual hermosa aula de clases musicales, otros magníficos locutores que apoyan decididamente el pentagrama patrio como el inolvidable José Ernesto Vásquez, Moraima Gutiérrez, José Trino Aguilar, Jhosele Sarabia, Elba Chacín, Justo Montenegro, Enio Trujillo, Robenis González, Marcos Chacín, José Rafael Rivero, Ramón Soto Urdaneta, entre muchos otros valiosos locutores que nos hacen sentir que la música es realmente necesaria para la vida.

Hasta el próximo domingo, con el favor de Dios.

Comente