Terrenos en Los Haticos son guarida de la inmundicia

foto 1 haticos
28 de junio, 2015 - 5:55 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Terrenos ociosos se prestan para constantes fechorías

Fotos: Milena Bravo

Maracaibo — Dos terrenos baldíos, ubicados en la calle 112 con avenida 17 en Los Haticos, se han convertido en espacios perjudiciales para la comunidad que allí reside, ya que, las frondosas ramas de los árboles, las montañas de escombros y la alta maleza son el escenario perfecto para que la gente arroje basura, orine, defeque y consuma drogas.

Vecinos aseguran que los dueños de las extensiones de tierra han dicho en reiteradas oportunidades que tienen todo listo para limpiarlos o en su defecto, venderlos, pero que el tiempo sigue transcurriendo y nada hacen.

Leda Naveda, quien reside en la localidad desde hace 66 años, manifestó que los terrenos ya referidos pertenecen a la sucesión Sánchez, y que desde hace décadas están totalmente ociosos: «Cada vez que salgo a la calle y paso por ahí me encuentro a los trabajadores de La Regional, orinando ahí sobre todo al mediodía cuando las niñas salen del colegio y pueden verlos en esa situación. Si no es cualquiera que pasó y se mete a defecar», explicó.

«Es el escondite perfecto para que los muchachos se droguen, aquí a mi casa viene a dar el olor a marihuana, sin mencionar que en la noche cualquier ladrón puede salir de ahí y atracar a uno fácil», enfatizó Naveda.

Cloacas efervescentes

La comunidad de la calle 112 también debe lidiar con la laguna de aguas negras que invade la carretera; cuya pestilencia es tal que las náuseas no se hacen esperar luego de ser percibida, ya que poseen dos bocas de visita sin tapa y que emanan grandes cantidades de líquido.

La pestilencia y las aguas negras hacen insoportable la permanencia de los vecinos dentro de su propio hogar, sin mencionar que les ocasionan enfermedades respiratorias, alergias, gripe y muchas ganas de vomitar, por lo que piden que Hidrolago acuda a su auxilio: «Esto lleva quince días así, pero tiene años explotándose la cloaca, y ya no aguantamos ese olor», puntualizó Rafael Valero, quien vive en esta calle desde hace más de 60 años.

Cloacas parecen fuentes de aguas negras

Leda Naveda: «He visto gente haciendo pupú, orinando y drogándose en esos terrenos».

Rafael Valero: «Es tanta la fuerza del agua que recorre toda la calle que va a dar al estacionamiento de la Regional».

Comente