Se incendió su vivienda y no tienen donde vivir

1268_C
30 de mayo, 2014 - 2:19 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Lady Vásquez

Maracaibo — Tras el incendio de su vivienda en Caja Seca,  Antonio Ramón Molina acompañado de su esposa y sus dos hijos, se presentó a la sede de este rotativo para solicitar al gobernador Francisco Arias Cárdenas, la mayor colaboración posible y le sea brindado un refugio.

Cuenta que «durante el siniestro el pasado 23 de marzo,  me encontraba trabajando en una finca y cuando regresé solo encontré las cenizas de lo que fue un rancho de caña brava, que me servía como vivienda. Los bomberos de la localidad me indicaron que mi casa estaba establecida en una zona de riesgo a las orillas del río Torondoy,  por lo que me recomendaron buscar refugio en otro lugar».

Comenta que luego de estar tres semanas en la ciudad de Caracas y tras varias reuniones, lo enviaron con un oficio de urgencia a la gobernación de Mérida, al  departamento de desarrollo social a cargo del licenciado Carlos León, para que le resolvieran su problema.

A pesar de poseer un oficio en el Palacio de Miraflores, no le resolvieron a Molina, sino que «tras revisar que realiza su sufragio en el estado Zulia, hicieron caso omiso al oficio y lo remitieron con varias cartas al gobernador Francisco Arias Cárdenas para que se haga cargo de la situación, a quien se las ha hecho llegar  a través de distintas dependencias».

Molina se encuentra sin hogar, estuvo tres días en la Terminal de Pasajeros de Maracaibo en compañía de su esposa y sus 2 hijos por no tener donde dormir, casi le fueron retenidos sus hijos por servicios sociales y Lopna. El afectado solicita que le brinden ayuda con un refugio temporal para su familia, para poder salir a trabajar y resolver la situación en la que se encuentra, afirma que no quiere estar con ellos en la calle y mucho menos con su esposa de cuatro meses de gestación de morochos.

Comente