La cristiandad se está perdiendo

Fieles van a pedir por ellos y se olvidan de los otros

indigentes 1
18 de noviembre, 2016 - 11:35 am
Herwin Godoy Briceño/[email protected]

Mateo 25:40; «En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aún a los más pequeños, a mí lo hicisteis».

Foto: Kendry Borges

Maracaibo – Los devotos de la Virgen Morena se encuentran hoy llenos de alegría, alimentada por la algarabía y la euforia propia de una de las ferias más importantes de Venezuela y Latinoamérica. En el Templo San Juan de Dios se han dado cita miles de peregrinos que vienen a agradecer o pedir favores para que la Patrona del Zulia, les mire con buenos ojos e interceda ante Dios por ellos.

Más sin embargo, quién sabe si por despiste, por cansancio, por cotidianidad o por mezquindad y egoísmo, los cristianos que visitan el templo de la que una vez, cuenta la historia decidió quedarse entre los pobres y necesitados, pasan por el lado de la pobreza y del necesitado sin prestarle atención.

En los alrededores de la Basílica justamente en el edificio donde funciona  Desarrollo Social de la Gobernación del Zulia, se encuentra durmiendo lo que parece ser una familia de indigentes, quienes sobre unas cajas de cartón encontraron descanso en este amanecer.

A estos indigentes la gente les pasa por el lado como si no existieran o se quedan mirando por simple curiosidad sin ofrecer una mano amiga o un plato de comida por lo menos el día de La Chinita. En contraste van cargados de flores y ofrendas para darlo a la imagen de la Virgen Morena, que sin lugar a dudas agradecería mucho más que llegaran con las manos vacías para ella, pero con un corazón lleno de la satisfacción de haber ayudado a quien lo necesita.

Es hora de reaccionar, es hora de comenzar a mirar de nuevo hacia los lados y entender que a La Chinita y a su hijo, el mismo que carga en los brazos en ese retablo bendito, le importa más una ofrenda al hermano necesitado que unas flores que adornarán su altar por unos días y que se cumpla lo que su hijo nos indica en Mateo 25:40; «En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis».indigentes 2

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente