Gastón Guisandes López

qpplaceholder
31 de diciembre, 2016 - 12:46 pm
Gaston Guisandes López / Editor del Diario QUÉ PASA

Manuel Rosales y la administración de justicia.- La denegación de la justicia o administrarla con demoras injustificadas, con parcialidad, con propósito de retaliación o venganza, obstruyendo la debida defensa y prevaliéndose del poder del Estado, es el peor crimen que puede cometer la sociedad.

Peor aún, es un crimen gravísimo mantener privado de libertad al procesado que ve pasar días, meses y años, sin que el proceso avance, se paralice y no se someta a los lapsos que preceptúa el COPP.

La opinión pública, toda ella, conoce de mi enfrentamiento con Manuel Rosales durante el tiempo en el que se desempeñó como gobernador del Zulia: Mi periódico, QUÉ PASA, mi programa de televisión, AL DERECHO Y AL REVÉS y mi programa de radio, GASTÓN OPINA, sirvieron a lo que en su momento consideré una imperiosa función pública que como comunicador social debía ejercer.

Hoy, siento el deber de exigir al juez que preside el tribunal que conoce la causa contra Manuel Rosales, que se pronuncie anunciando el veredicto o, que de no poder hacerlo, por las razones que sean, lo ponga en libertad y así lo requiero porque repugna a mi razón y a mi formación moral y ética, saberlo preso, en medio de un juicio paralizado, sin que yo exprese mi más absoluto rechazo a semejante injusticia.

Donald Trump, hoy presidente electo de los EE UU y ratificado para el cargo, por el Colegio Electoral, el lunes 19 de diciembre de 2016, montó en el verdadero escenario, nacional e internacional y junto con él, a una determinante masa de millones de ciudadanos estadounidenses, exhibiendo con el resultado electoral la verdadera dimensión humana que muestran la mayoría de sus compatriotas, dibujándose, tal como son y no como los han mostrado, a punta de guerras y trillones, de trillones de dólares, a partir de la Segunda Guerra Mundial.

Su menaje electoral, que los medios de comunicación —prensa escrita, televisión, radio, cine, carteles, etc., remacharon hasta la saciedad, como una derrota anticipada, donde los más altos dirigentes, republicanos y demócratas, unidos con los poderosos capitales, las universidades de mayor renombre, los latinos residentes y cantidad de mujeres, fueron movilizados para derrotar al rebelde e irreverente candidato que hizo propio el verdadero sentimiento de un pueblo que quiere para su país cuanto el hombre ofreció con la mayor puntualización y sin recato alguno.

¿Qué propuso, una y otra vez, sin comedimiento, ni moderación alguna Donald Trump? Escogió como temas centrales, dar un para′o a las transnacionales, poderosas como nunca, en medio de la «globalización» creada por ellas mismas; no más exportación de capitales; no más tratados comerciales multilaterales; no más emigración ilegal y por lo contrario, expulsión masiva de los indocumentados; la construcción de un muro para impedir la entrada de centroamericanos y mexicanos; no más protección fiscal a las grandes oligarquías monopólicas que; no más instalación de fábricas-ensambladoras en los llamados paraísos industriales, financiados con capitales norteamericanos, que luego pretenden reinsertar en el país exonerados de impuestos y con trato preferencial; no más guerras para apuntalar la criminal industria bélica (los judíos llorando a moco tendido); aumento de impuestos a los beneficios e imponer más impuestos a los capitales o beneficios financieros obtenidos de productos fabricados en el exterior con bienes de capital, materias primas o partes, provenientes de EE UU y de otros mercados.

Habló de amistad con Rusia, de cuyo presidente se expresa con cordialidad, así como abrió u periodo de observación de las relaciones con China —no dudó en conversar con la presidenta de Taiwán—, sin considerar de entrada, a la gran potencia asiática que es la segunda potencia mundial, de entrada y porque sí, un enemigo; también consideró no seguir financiando la OTAN para proteger a Europa y usar esas fuerzas militares para hacer el juego a los intereses europeos de dominación, abriendo un capítulo aparte a Israel, esa suerte de «policía gringa» en el Medio Oriente, cuya industria militar y desarrollo económico ha corrido por cuenta del dinero de los ciudadanos norteamericanos.

La victoria de Trump, fue el triunfo del autóctono y verdadero pueblo de los Estados Unidos de Norteamérica, cuyos sentimientos y manera de pensar, «el rey de la belleza que fue, el magnate de la construcción que es y el líder que se dio a conocer en la campaña», sacó a la luz pública y lo puso en primer plano, logrando para sí el trofeo de la victoria que protagonizó, recibió y todavía, los poderosos intereses económicos, políticos y militares, no quieren reconocerle, aún ya hoy, ratificado por el Colegio Electoral: Cuidado y si no lo matan a la vuelta de poco tiempo.

El Congreso de EE UU, integrado por senadores y representantes, dominado por la mayoría de republicanos, reconocerá en Donald Trump, al próximo presidente que asumirá las riendas de su país el venidero 20 de enero de 2017.

Inteligencia, habilidad y viveza: Triunfo Seguro.- La Alcaldía de Maracaibo, con mucha inteligencia habilidad y viveza, ha logrado transferir, en parte o totalmente, las obligaciones que le son de imperioso cumplimiento, a la Gobernación y otras dependencias públicas.

El Art. 178, de la Constitución de la República, cuando habla de las «Competencias Municipales» preceptúa: «Son de la competencia del municipio, el gobierno y administración de sus intereses y la gestión de las materias que le asigne esta Constitución y las leyes nacionales, en cuanto concierne a la vida local, en especial la ordenación y promoción del desarrollo económico y social, la dotación y prestación de los servicios públicos domiciliarios, la aplicación de la política referente a la materia inquilinara, de conformidad con la delegación prevista en la ley que rige la materia, la promoción de la participación y el mejoramiento, en general de las condiciones de vida de la comunidad en las siguientes áreas. 1. Ordenamiento urbano. Ordenación territorial y urbanística; patrimonio histórico, vivienda de interés social; turismo local; parques y jardines, plazas, balnearios y otros sitios de recreación; arquitectura civil, nomenclatura y ornato público. 2. Circulación y transporte. Vialidad urbana; circulación y ordenamiento del tránsito de vehículos y personas en las vías municipales; servicios de transporte público urbano de pasajeros y pasajeras. 3. Espectáculos y publicidad.

Espectáculos públicos y publicidad comercial, en cuanto concierne a los intereses y fines específicos municipales. 4. Ambiente y saneamiento. Protección del ambiente y cooperación con el saneamiento ambiental; aseo urbano y domiciliario, comprendidos los servicios de limpieza, de recolección y tratamiento de residuos y protección civil. 5. Servicios sociales. Salubridad y atención primaria en salud, servicios de protección a la primera y segunda infancia, a la adolescencia y a la tercera edad; educación preescolar, servicios de integración familiar de la persona con discapacidad al desarrollo comunitario, actividades e instalaciones culturales y deportivas; servicios de prevención y protección, vigilancia y control de los bienes y las actividades relativas a las materias de competencia municipal. 6. Servicios públicos domiciliarios y servicios funerarios. Servicio de agua potable, electricidad (Nota del autor: La Constitución debería decir alumbrado público) y gas doméstico, alcantarillado, canalización y disposición de aguas servidas, cementerios y servicios funerarios. 7. Justicia de paz y policía municipal. Justicia de paz, prevención y protección vecinal y servicios de policía municipal, conforme a la legislación aplicable. 8. Las demás que le atribuyan esta Constitución y la ley.

Las actuaciones que corresponden al municipio en la materia de su competencia no menoscaban las competencias nacionales o estadales que se definan en la ley conforme a esta Constitución y en esta disposición la alcaldesa se afinca».

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente