Francis Juzga

qpplaceholder
20 de mayo, 2016 - 3:23 pm
Redacción Diario Qué Pasa

*** Año 2000, 16 años atrás, 20 de mayo, de madrugada recibí la mala noticia: Murió Astolfo Romero. Fue un domingo, me dirigí a la Funeraria Virgen del Carmen donde lo velaron en principio, pero la Fundación de la Gaita se movilizó y hubo traslado a La Basílica. La velada fue apoteósica. Maracaibo entera se volcó a las calles para homenajear a «El Parroquiano» que se marchó prematuramente a los 50 años.

Discutíamos mucho a causa de Cardenales. No aceptó que lo ubicara en pos de Ricardo Aguirre «El Monumental». Tampoco que la diferencia la había establecido el pueblo y no yo. No aceptó el calificativo de «El Coloquial» que le dio Octavio Urdaneta (†) y se autollamó «El Parroquiano». No le gustaba Barrio Obrero y terminó grabando con el grupo El Haragán. Me gané una reprimenda de su entonces esposa Maritza, por ponerlo por las nubes. Creo que a estas alturas la señora ni se acordará, pero fue en el patio de la  casa de Marina Salas, lo recomendé a Pedro Suárez, tras un tropezón en el Club Alianza un domingo por la tarde. Fue en El Alacrán, discoteca ubicada en 5 de Julio, diagonal a Mi Vaquita. Nuestros encontronazos eran de rutina y efímeros.

Más de una vez me confesó que en la gaita solo tuvo un amigo: Antonio Aguillón. Muchos se opusieron a que ingresara a Cardenales, pero llegó y los superó a todos. Hoy escucharé sus gaitas. Gaitearé con él, como en los buenos tiempos.

*** Cumpleañera de la semana: la abogado Nelly Zambrano Viloria, la siempre bien ponderada «Bucha». La fecha debió estar preñada de alegría, pero imposible: Tres de hijos se marcharon del país y le causa dolor. No hay nada que hacer: Los hijos son como los barcos, algún día zarpan, y eso lo está experimentando ella como otras madres más. Vamos «Bucha», tu eres guerrera, ya entenderás la situación…

*** Un amigo hermano recibió un estocada de la vida. El lunes a los 92 años entregó su alma al señor doña Euquiria de Jesús Jiménez, progenitora de Rafael Galicia. ¿Qué pude decirle a Rafael? Hubo mucho que decir, pero no sirvió de analgésico. Ese dolor no se alivia con nada, no hay consuelo posible, de manera que me limité a ponerle la mano en el limitó hombro para que entendiera cuanto lo siento. Mucha luz para Euquiria en su transitar a la mansión celeste…

El miércoles partió al viaje eterno la colega Gladys Castro de León, esposa de un amigo Euro León y progenitora de Virginia León. A toda la familia mis profundas condolencias.

*** Nos vamos de reflexión: La lección de un esclavo.  Hace unos 25 siglos, un esclavo griego que vivía en la corte del rey Creso, ideó algunas fábulas que pretendían enseñar a sus contemporáneos acerca de la naturaleza humana. Aunque sus pretensiones no eran ni con mucho trascender a su época, este esclavo logró la inmortalidad con ese estilo literario. Quizá usted ha oído hablar de él, se llamó Esopo.

Y su más célebre fábula es posiblemente aquella acerca del Sol y el viento y su discusión acerca de cuál era el más fuerte. ¿La recuerda? El viento intentó demostrar su fuerza quitándole la capa a un anciano sentado en una banquita. Pero mientras más fuerte sopló, tanto más se envolvió el hombre en la prenda. Cuando ya agotado dio paso al Sol, este salió suavemente y con amabilidad calentó al anciano. Este acalorado por la tibieza del Sol, se desprendió de la capa.

Esopo dramatizó así los beneficios de la cordialidad y de cómo la suavidad logra resultados que le son imposibles a quienes gritan y se exasperan. Por otro lado, Abraham Lincoln, el presidente norteamericano que todos recordamos como el que abolió la esclavitud y condujo a su país en los sangrientos días de la guerra civil, solía ilustrar con analogías sus pensamientos. Entre ellos hay uno que respalda las ideas de Esopo: «Una gota de miel caza más moscas que un galón de hiel».

¿Por qué entonces tanta gente sigue utilizando la fuerza del viento o los galones de hiel en sus relaciones diarias? Basta echar una mirada a su alrededor para ver cómo cierta gente pretende obtener resultados en su trato con los demás, gritando y enfureciéndose. Suelen decir que «no hay otra forma de que esta gente entienda». Y aun cuando pueden obtener algunos resultados iniciales, rápidamente encontrarán que la resistencia y la hostilidad endurecerán siempre su relación futura. Pueden lograr acatamiento si tienen autoridad, pero nunca cooperación voluntaria.

*** Mayo ha sido un mes de pesadumbres. El martes se durmió en el Señor Ángel Parra, Fue el último sobreviviente del conjunto Santa Canoíta. Se fue con el repique, que identifico a Rincón Morales. Más que como gaitero, mi amistad con el nació como dirigente de Pequeñas Ligas y jugador de softbol donde destacó por su velocidad con el equipo Mene Grande. Lo de la gaita sería después y allí se inmortalizó. Paz a su alma gaitera softbolera.

¡Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos!

Comente