FRANCIS JUZGA

1105_21 Francis juzga   copy
6 de diciembre, 2013 - 2:59 pm
Redacción Diario Qué Pasa

*** «El que ama el dinero, no se saciará de dinero, y el que ama el mucho tener, no sacará fruto». (Eclesiastés 5:10).

*** Fue un inicio de semana atípico. Fui acusado de manifiesta mala voluntad hacia Ricardo Cepeda y Ramón Soto Urdaneta. No tengo nada que aclarar, por el contrario reafirmo lo publicado.

A Ricardo Cepeda le pidieron un presupuesto para la velada a la Virgen y no se lo aceptaron y en consecuencia, su tradicional serenata a la Chinita se dio en San Francisco. También cumplió durante la festividad de la Aurora. Eso fue lo que sucedió.

Durante años y más años lo vimos subirse en tarimas, en la Cervecería 5 de Julio y Mi Vieja Discoteca, desde las once de la noche y hasta las tres de la mañana, desbordando su fe mariana y no había manera de bajarlo de allí.

Lo otro es que fueron miembros de la fauna gaitera quienes lo contactaron y le chismearon lo que ellos interpretaron para hacer daño, no a mí, porque siempre he sido cuidadoso de lo que escribo, sino a Ricardo, quien les creyó sin haber leído lo que, según los brolleros, era un insulto a su condición de mariano.

En cuanto al asunto de los payoleros, di un solo nombre, como ejemplo de dignidad, Henry Chirinos. Pude haber incluido otros nombres y no lo hice y eso molestó a un par de desadaptados que llamaron a Ramón Soto Urdaneta para decirle que lo habíamos dejado por fuera. Todo lo contrario, no lo nombré porque lo más seguro era que dijeran que fue quien nos estaba dando la información. Además no tenía porque dar nombres y, si escogí a Henry Chirinos, es porque lo conozco y lo ubico en el grupo de los insobornables.

Tengo las copias de los textos enviados a «RSU», en los que le aseguraban me estaba «metiendo con él», el amigo, de quien dije, tres meses atrás, que estaba presto a «meter las manos en fuego por su persona». Sepan los autores que quedaron en ridículo ante Ramón, quien me conoce y sabe cómo se bate el chocolate en eso que llaman amistad, hermandad, respeto y consideración.

Me entero de que fue en Machiques, donde se gestó la mala acción en contra de quienes fueron involucrados con la peor de las intenciones, de utilizar la payola. Incluyeron a los que siempre han enfrentado el asunto. Las redes sociales cuando se utilizan para hacer daño, pierden su razón de ser, el problema es que nadie, absolutamente nadie, está exento de que personas de comportamiento humano inadecuado, hagan con la reputación de la gente lo que les venga en ganas.

A través de los cuarenta y seis años de vigencia de esta columna, siempre he dicho que no escribo para que aquellos de quienes me ocupé en determinado momento, digan  gracias. A quienes lo han hecho les he pedido por favor que eso no me cuadra, y que más bien espero que el día que hiciera una observación, la aceptaran de igual modo. Así es como funcionamos y «colorín colorao».

*** Qué loquera. ¿Por qué dejarnos dominar por el consumismo? ¿Por qué invertir adquiriendo algo que no es vital ni prioritario? ¿Cuántas personas conoce usted que tiene su guardarropa hasta el tope de vestimenta que no usan, la van acumulando y siguen comprando más y más? Lo que compraron el mes pasado ya no les gusta, lo convierte en algo pasado de moda y allá va con su salario mínimo a comprar, no para renovar, sino para acumular trapos. La sociedad de consumo no le envía un mensaje al comprador en el sentido de orientarlo para que adquiera lo estrictamente necesario, pero qué va, el negocio de ellos es vender. Allí está el detalle.

*** ¿Dónde están y qué hacen? Comienzo por recordar a viejos amigos a quienes no veo ni sé de ellos desde hace tiempo. ¿Dónde están los colegas Ferdinando Gamarro, y Carlos Fleires? ¿Dónde los atletas Marcos Borregales y Jesús Rodríguez? ¿Dónde «El Pollo» Estrada, Lisandro Andrade y Ángel Camejo? Todos estos amigos que viven en la COL. Con algunos estudié y con otros practiqué deporte. Y aquí en Maracaibo ¿Dónde está Marcos Amesty «Pupilation», y Luis Adolfo Camacho, el mismísimo «Pillopo», ¿dónde Wánger Castillo Finol, dónde Eudo «Memín» Herrera, dónde el profesor J.J Fuenmayor? Son tantos los amigos con quienes he perdido contacto que me llama la atención. Cuando se me pierden de esa manera pienso en todo, de todo y con sobradas razones. Seguiré preguntando.

*** Hay solistas gaiteros que no son privilegiados, que su carrera no es tan larga como la de otros, por eso es que ya se empieza a notar en algunos de ellos el natural cansancio en la voz y en consecuencia, se niegan a bajarle un tono a sus interpretaciones y prefieren quedar mal ante quienes les escuchan. Es hasta allí donde no deben darse tan negativo lujo de llegar.

Y a propósito de solistas, los de mi preferencia y a quienes considero estuvieron entre los sobresalientes en esta temporada. Atención, dije gaita, de manera que no puedo incluir a San Nicolasito porque no es gaita y tiene más ambiente de música oriental.

Escojo a Carlos González (El Coleccionista) como ficha segura, al igual que Ricardo Cepeda (Barriada Saladillera). Otro que se cuela es Ricardo Portillo (Bajo el Cielo de Maracaibo). Adafel Uzcátegui (Valiente) se lució con su interpretación. José A. (Papupapa) Rodríguez (Cambur Pintón), tampoco podía faltar a esta cita. Neguito Borjas (El Pozón, Después de Muerto Pa Qué) reverdeció laureles con el primer tema, por el sabor a gaita que le imprimió. Danelo Badell (Alegre y Decembrino). Claro que solistas buenos hay muchos más, pero estos son los que me llenaron.

Con los grupos pasa lo mismo. Unos creen que regresar e intentar mantener el nombre vigente, bastará para subir la cima, pero no es así. Un grupo reconstruido nunca sonará como la versión original, hagan lo que hagan, porque nunca segundas partes fueron buenas. Lamentable lo que sucedió con VHG y más aún con Tren Gaitero. Eroy Chacín no se mereció verse envuelto en semejante situación.

*** Profunda emoción sentí el pasado domingo cuando escuché la voz de Humberto García enviando un saludo a su gente de Maracaibo. Hace años que no sabía suyo. Recuerdo una llamada que me hizo y se perdió tras breve intercambio de saludo. Es más, desde que se marchó perdió contacto con doña Hilda su mamá, Chabela su hermana y Dinorah su hija, supongo que viven aún en Maracaibo, de manera que van mis recuerdos.

*** Acuso recibo de la revista Conexiones, editada en Miami, Florida, Condado Doral, por Francisco «Pancho» Tosta. Gratos recuerdos afloran en torno al amigo con el que compartí en Crítica, donde ejerció las relaciones publicas. Gracias amigo, admiro la excelente presentación de la misma. De igual modo la revista Hot Boxin, cuya jefatura de redacción ejerce Aristóteles Soto.

*** A mi compadre y amigo Douglas Ochoa le hice tres semanas atrás una observación, al saludarlo en Santa Lucía. Consideré una falta de respeto hacia él mismo cuando grabó al inicio del tema, que se le había cumplido un sueño, grabar con Cardenales. ¿Qué pasó por la mente de mi compa en esos momentos? Sepan que Douglas con Saladillo de R.Q, se consolidó como uno de los mejores solistas del ambiente, las pegaba todas y junto a Germán Ávila conformó una dupla imperdible. En ese entonces, Cardenales hubiera dado la vida por tenerlo en sus filas, de modo que no entiendo este desliz cometido por Douglas en el momento menos indicado, pues regresó demostrando que sigue siendo el mismo extraordinario solista de siempre.

*** Ignoro a quien compete, pero en los programas de productores independientes de radio y de TV, se está dando una situación bastante anormal y se refiere al abuso en el bloque de cuñas. Sé que hay un reglamento que señala la cantidad de segundos que debe durar cada cuña y que también se aplica a la cantidad de global de minutos de cada «cuñero». Estoy viendo que en cada corte (en TV lo llaman «negro» y en radio «bloque de cuñas»), que primero van las correspondientes a la estación o canal, luego regresan al aire y comienzan las cuñas del programa en sí. Sepan que en oportunidades, ese espacio ocupa más de cinco minutos, al extremo de que me da chance de ir a la cocina, preparar una arepa con mantequilla y queso, calentar mi té y al regresar aún las cuñas están dándose.

No cabe duda de que esta es una gran falta de respeto hacia el escucha y al televidente, pero también es cierto que en nuestro país las leyes están escritas para ser violadas. La situación es embarazosa para el productor independiente, quien compra una hora, se la cobran completa y además resulta que debe regalarle segundos a la estación o canal para que estos ejecuten su «cuñero». Supongo que ese espacio se le debería descontar del monto a cobrar porque en ningún caso, un programa dura 45 minutos, tomando en cuenta aquellos que hacen cuatro cortes en ese espacio de tiempo.

Muchos productores independientes han optado por retirarse de algunas estaciones, porque se sienten manipulados. Sé de una estación donde se coloca el himno de tres entidades y eso va incluido en el espacio que debe culminar a las doce, quitándole varios minutos al programa en sí. ¿Minci o Conatel? ¿Quién le mete la lupa a esta situación? ¿Y si los PI están de acuerdo con esta situación? Repito, allí está el detalle.

*** Ver a Gerardo Suárez un sábado por la mañana llevando del brazo a su progenitora por la Plaza Baralt, fue lo máximo, así como ver también a Vicente Ramírez sacando de paseo a su padre, darle una colita, en pocas palabras. Estas son varias de las cosas que me agradan de la vida. Para ambos toda la protección divina para sus dignos progenitores.

*** ¿Recuerda usted la última vez que llovió un día del mes de diciembre? La noche de Año Nuevo, bienvenida a 1957 se destacó por el palo de agua que se desató sobre Maracaibo en plena euforia por la llegada del año. A partir de allí no cesó de llover y el país vivió un terrible invierno que causó destrozos en toda la Nación. Zulia fue el más golpeado y el Sur del Lago, Santa Rosa, Cabimas, Lagunillas y en fin, cayó agua pareja todo el año. En este que ya está en sus últimas, llovió, pero no en forma continua y la lluvia, por el contrario, ni se asomó el 17 o 18 de noviembre cuando tradicionalmente llueve.

*** «El Potazo» llevado a cabo dos semanas atrás en pro de Pedro Rosell, arrojó buenos resultados. Se recaudaron un poco más de 60 mil Bs. que fueron abonados de inmediato a la cuenta de la clínica, que de este modo deberá bajar la presión, pues noto que sí hay voluntad de pago. Ahora bien, el remanente es de 140 mil bolívares que deberían ser abonados, a juicio mío, por las tres instituciones del estado que se comprometieron a colaborar para darle solución a la complicada situación.

¡Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos!

Foto: Archivo

Comente