Francis Juzga

1457_21
5 de diciembre, 2014 - 4:29 pm
Redacción Diario Qué Pasa

*** El maestro Luis Oquendo Delgado debe haber experimentado una felicidad del tamaño del orbe terrestre. Luego de muchos años, me emocionó verlo y el recuerdo voló hacia Jack Pérez (El Último Serenatero) porque fue prácticamente su mejor intérprete. Recibió un reconocimiento en vida que todos los marabinos agradecemos. Gerardo Suárez señala que el próximo concurso debe llevar el nombre de Teresita Antúnez. Su moción la colocamos sobre el tapete y desde ya se la apoyamos.

*** La pegué. Ganó la gaita que debía de ganar (Olor a Navidad) luego de la eliminación de la que debía haber ganado (No Quiero ser la Mitad). Ricardo Cepeda fue el más sobrio de todos los concursantes. No escuchamos de él ni un solo comentario y se dedicó a esperar confiado. El lunes por la noche Ricardo cantó como nunca, y a partir de su intervención el triunfo estaba asegurado. Otros, no se vieron tan bien. Por lo menos el sonido mató a La Viejita porque a Énder no se le entendió nada y Koquimba se bajó del escenario y lo penalizaron amén de otros detalles. El domingo escuché por radio a uno que se creía ganador, quien imploró a Dios hasta mil veces y pedía que ganara el mejor. Pero al final no fue así y fue uno de los que más blasfemias lanzó al aire.

Recibimos unos de los presuntos cómputos finales. No sabemos si es la global o a qué renglón pertenece: Olor a Navidad (576), A Mucha Honra (529), Se Declara (512), Que Suene la Tradición (504), La Viejita (495), El Cuestionario (467), La Gaita Protesta (463), Como en los Tiempos de Antes (448), Que Suene (447), No Quiero ser la Mitad (0).

Debo felicitar a Giovanni Villalobos porque supo desenredar el tremendo rollo que le entregaron. El final no tan feliz para algunos se logró. Eso es lo que cuenta. Los errores y fallas quedaron para ser corregidas. Las normas a establecerse deben ser de estricto cumplimiento.

No profundizaré sobre los resultados porque sé lo que eso implicaría. Recomendaría a muchos de los participantes, que si tiene oportunidad de ver el video, la grabación del espectáculo, lo hagan para que se autoanalicen y se den cuenta de lo mal que se vieron sobre la tarima. Conversaré con amigos estos detalles, otras apreciaciones no las haré públicas por una sola razón: ¡Estamos en diciembre!

Lo advertí. Dije que llegaría el «Día D» y este llegó en medio de un marasmo. En todo espectáculo de este tipo es lógico que queden descontentos y en esta oportunidad abundaron. Algunos maldijeron y luego enviaron felicitaciones al ganador, eso les dará una idea de lo que es la fauna gaitera. Los malos perdedores abundaron porque la humildad estuvo ausente, porque todos se creyeron ganadores.

¿Cuántos jurados actuaron? ¿A quién culpar por haber clasificado a gaitas que no eran tal? ¿Fue un festival o un concurso? El hecho de darse premios indica que no era lo primero, esto de acuerdo a como entiendo las dos clasificaciones. ¿Cómo escogieron a los instrumentistas, qué sistema emplearon? Ver a uno por uno por espacio de cuatro minutos, no es suficiente como para calibrar a cada uno de ellos, pero lo hicieron. Lo cierto es que me gustaría saber qué sistema utilizaron para determinar qué tan bueno es cada instrumentista.

A Neguito lo declararon fuera de competencia el lunes a las 11:00 de la mañana, en la rueda de prensa ofrecida con motivo de la presentación del laureado compositor Luis Oquendo Delgado. La final sería en consecuencia con nueve temas. Todo eso lo anuncié en nuestra entrega del pasado viernes. Lo que no entiendo es por qué esperaron hasta última hora para hacer pública una decisión sobre algo que estaba claro en las reglas de juego.

*** Para muchas personas con quien conversé, el concurso prácticamente acabó con la temporada gaitera, cuando apenas comienza el mes de diciembre, lapso durante el cual más se gaitea y se disfruta en los hogares. ¿Qué queda de aquí hasta final del mes? Hay muchos entuertos que enderezar, por lo menos este es uno de ellos. Creo que el veredicto debe ser por allá por el 6 de enero, Día de Reyes, fecha que sería de lo más propicia porque la gente tendría una mejor idea de que se trata el concurso, que insisto, no es un festival. Sepan que la fiebre bajó y nadie se hablaba del concurso.

*** Pero sepan que sí hubo alguien sensato:

«¿Por qué no ganó A Mucha Honra?

Porque sencillamente aquí, ¡Ganó la Gaita.

Mis respetos para quienes estuvieron a cargo de la organización del festival, por demás está decir que fue todo un espectáculo, donde además se pudo ver la transparencia y objetividad del mismo.

Estar entre las finalistas y compartir escenario con grandes de la gaita como lo son Los Colosales de Ricardo Cepeda (ganador del concurso), La Gaita Vieja del Saladillo, Koquimba, Énder Fuenmayor y sus Parranderos, Origen, entre otros, es más que un premio, una satisfacción para mí, además de una gran enseñanza ya que son organizaciones con una amplia trayectoria en el gremio gaitero; y es que, no se puede debutar en las Grandes Ligas y llegar al Hall de la Fama de una vez…

Sin tubazos, ni batacazos… Ganó quien cumplió con lo establecido en las normativas del concurso y además llenó las expectativas del jurado (el cual estaba compuesto por conocidas y respetables en ámbito de la gaita), y a quienes quiero hacer llegar mis más sinceras felicitaciones.

Asimismo, agradecer a todas esas personas que de alguna u otra manera estuvieron presentes, a través de mensajes y palabras de apoyo, a quienes confiaron en mí, y por último y no menos importante, a quienes NO confiaron, pues de alguna manera fueron los que me impulsaron día a día a seguir adelante, a dar siempre lo mejor de mí y a ser más fuerte que los obstáculos o las críticas. De corazón ¡Mil Gracias. Denys Araujo».

*** Me refutan la insistencia de querer que se permita colocar en las emisoras de radio las gaitas protestas grabadas cincuenta, cuarenta y treinta años atrás. Insisto en que un ritmo registrado como patrimonio nacional no puede tener restricciones. Si es así, entonces tampoco se deberían radiar los discos de Alí Primera, porque son críticas del mismo contenido social de las gaitas. ¿Por qué las canciones de Alí sí y mis gaitas no?

*** Se marcharon «El Chavo del 8» (el niño que vivía en una pipa), «Chespirito», «El Chapulín Colorado», en fin, con Roberto Gómez Bolaños se fue una serie de personajes que nos hicieron reír mucho. Ahora con toda seguridad removerán la polémica en torno a quién fue mejor entre él y Mario Moreno «Cantinflas». Cómico, comediante y payaso son tres facetas con marcadas diferencias entre uno y otro estilo. El mismo don Roberto dijo en una oportunidad que él era mejor que «Cantinflas» y por allí nació la polémica. Lo cierto es que el mundo del arte y la cultura perdió a todo un personaje que quedará para la historia del cine y la televisión del mundo.

A mi juicio el gran personaje de reparto de toda esa serie fue Ramón Valdez, el mismo «Don Ramón», quien reunió todas esas facetas en sus personajes. Es un comediante completo y por eso lo pongo en un lugar privilegiado en esta discusión.

*** «Leer es como besar, quien no lo hace con frecuencia se le nota en la lengua». «La mala ortografía es una enfermedad de transmisión textual. Protégete». «No eres tú, es tu ortografía. Si no sabes diferenciar entre ves y vez es porque siempre ves televisión y rara vez abres un libro». «Se llama leer el nuevo sistema de establecer un software en tu cerebro». «¿Por qué en tus mensajes escribe ke y no que? Cada vez que escribes de ese modo un diccionario se suicida». «Hay siete pecados capitales: ira, haiga, vistes, nadien, ahí, ansína, la calor». «De acuerdo, la H es muda, pero tú no eres ciego, escríbela». «Educar la mente sin educar el corazón no es educación en absoluto» (Aristóteles).

Al paso que vamos el lenguaje futuro será idiotos e idiotas: presidente y presidenta, chofer y chofera, masculino y masculona, diputado y diputada, hombre y hombrera, ministro y ministra, soldado y soldada, caballeros y caballeras, ignorantes e ignorantas, pilotos y pilotas, bachilleres y bachilleras, general y generala, adolescente y adolescenta, cargo y carga… despierta.

*** El cumpleañero de la semana fue Nelson Bracho un amigo a quien le gusta batear para doble play y hasta en ocasiones lo hace para triplay. Lo hacía cuando jugó softbol para el equipo Radio Popular en los torneos Prensa Radio y lo hace también en su vida privada. ¿Lo dudan? Cumplió 72 años de edad, y 50 años de unión matrimonial con doña Nancy de Bracho, en dos días, de allí se reprodujo el Stud Las N. El triplay fue el festejo en la estricta intimidad familiar por una cosa muy sencilla: La masa no está pa′ bollos.

*** En Machiques de Perijá el amigazo Nelio Jordán sufrió un infarto. De su propia voz me enteré cuando ya se había recuperado y andaba disfrutando de un paseo indicado por el médico. Lo que sucedió fue que su nieta trató de comunicarse con mi persona, pero fue el tiempo en que nuestro teléfono estaba de cómico y no respondía a nada y no hubo la deseada comunicación. Gracias a Dios por preservar la salud del amigo a quien ahora toca cuidarse en extremo. Hermano cuídese que personas como usted quedan pocos de aquellos lados.

*** Hace asunto de dos meses se marchó de este mundo un amigo por quien sentí un profundo  respeto, se llamó en vida Guillermo Medina y fue un padre ejemplar, dueño de una óptica de mucho prestigio en esta ciudad. A su lado, trabajando por muchos años con él vi a su hijo Guillermo, nunca a otras personas, eran ellos dos para todo. Ignoro que pudo haber sucedido, pero el negocio permanece cerrado y los clientes van y vienen y no hay manera que se enteren de qué está pasando. El amigo no debe estar descansando en paz, todo lo bueno que hizo en vida parece haberse diluido en la nada. Pregunto y me aseguran que no hay pleito judicial alguno, pero bueno ¿y entonces? Que Dios meta su mano para que si hay problema alguno, este se arregle.

*** Un mes atrás juzgué la conducta de los conductores de por puesto que recibieron un aumento y además se les otorgó el cobro de su aguinaldo por dos meses. Pero ni aún eso les hizo desistir de la avaricia. Ellos son ciudadanos como nosotros, sufren por igual de muchas carencias, pero eso no les da patente de corso para que abusen con el pueblo como lo están haciendo antes la complacencia de las autoridades que amenazan con detener a quienes abusan y resulta que no lo hacen por miedo.

Miedo a perder votos, miedo a que les hagan un paro de transporte por que el estado no cuenta con un plan de contingencia que contrarreste esta acción. Ningún organismo tiene con qué darle un paro a estos caballeros. Todo esto viene porque la mayoría de esos conductores trabajan en autos alquilados por día y tienen que pagar tal cantidad de dinero, que se ven obligados a trabajar de sol a sol para poder redondear una suma decente que les permita llevar una buena suma hacia su hogar. Los taxistas en esa misma situación pagan hasta 1.300 bolívares diarios y eso no lo aguanta nada. Esta es la razón por la cual esa gente anda a alta velocidad, porque es mucho la rueda que deben echar, para ganar el dinero necesario, pagarle al dueño del auto y que le quede algo para los muchachos.

*** Jairo Villasmil me llamó el domingo cuando venía por el kilómetro 104 de la vía hacia Machiques para que lo esperara y lo acompañara a visitar a uno de los grandes maestros del periodismo, don Manolo Silva. No supe más de Jairo y cuando me vine a dar cuenta Manolo se nos había ido de este mundo y no me dio tiempo a nada. Siempre me decía que el periodismo no era para cobardes y sus buenas razones tenía, pues ejercía al Sur del Lago, tierra de nadie en aquel entonces. Paz al alma del comunicador amigo.

Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos.

Comente