FRANCIS JUZGA

1063_tmb 26
25 de octubre, 2013 - 2:29 pm
Redacción Diario Qué Pasa

***Todas las estaciones de radio tienen un slogan, pero recién escuché uno que me dio mucho que pensar. La emisora Alborada FM se declara «Territorio libre de Payola». No creo haber oído mal. La frase que llamó la atención porque reaLmente me sorprendió saber que la payola está metida en todas partes, menos en esa estación. Si lo dicen con esa seguridad, los felicitamos. Que las demás se arriesguen a decir lo mismo. ¿Cuántas creen ustedes que lo harían?

***Nací en Maracaibo, en la calle 98 con la 12, (Ayacucho con Independencia), al pie de la Iglesia San Felipe. ¿A qué viene esto? Sucede que me quieren hacer creer, que la ciudad que vi crecer, progresar, que mi escuela Hermágoras Chávez, allá en Bella Vista, que mi liceo Udón Pérez en la calle Candelaria, que el Centro de Entrenamiento Artesanal donde estudié tres años, seis semestre con profesores chilenos e italianos, que la Ilustre Universidad del Zulia, el Teatro Baralt, Las Pulgas, las retretas, que  la Trinidad, El Naranjal, la Urdaneta, Pomona, San Francisco, la Popular, que el Banco Obrero, INAVI, la Chinita y la gaita, que todo eso, fue una farsa y que crecí en una ciudad que no fue tal y a la cual hay que rescatar.

La he tomado por preguntarles a mis amigos, si no será que viví en otra ciudad durante ese tiempo y tuvo que llegar otra gente a abrirme los ojos, Seguiré preguntando, no creo  ser un loco de carretera, para que pretendan convencerme de que todo eso fue un sueño.

***A finales de los años 40 e inicio de los cincuenta, la gaita no estaba tan arraigada, se cantaba en las esquinas o en aquellas casas donde se colocaba la bandera, eso era asunto de gaitear para echarse palos, de allí el rechazo que en principio recibió la  gaita en Caracas, porque todo se refería a peas, amanecidas, resacas y todo lo referente a la parranda viva.

Cuando se grabaron las primeras, fue entonces cuando la radio se animó y no solo eso, sino que Ondas del Lago dio el gran salto al organizar el más prestigioso concurso de gaita que recuerdo, en el cual la picardía, el chanchullo, la trácala etc, se estrellaban, simplemente porque ganaba la mejor y el premio no pasaba mas allá de un placa y cajas de ron para que los gaiteros hicieran su fiesta en el lugar que ellos quisieran.

Tampoco pasó nada oficial cuando aparecieron los premios Mara de Oro, Guaicaipuro, Trofeo Espectáculo, que se limitaban a dar una placa y un diploma, y todo fue felicidad hasta que se les ocurrió comenzar a premiar a negocios  y empresas particulares y por allí se coló el despelote que hace tres años acabó con eso que llaman Gaita del Año, que trajo consigo eso que llaman «payola» y que en periodismo llaman «palangre» y que daba pie a que se cobrara y se pagara por colocar los discos o escribir en las columna de farándula de los grupos. Así fuer esa época

***Muy lejos. por allá de las costas del Pacifico, el junior Francis Luther celebró su cumpleaños y desde la distancia siento que por muy feliz que pudiera intentar ser o sentirse, el estar solo con su familia bien lejos, quizá le restó un poco de esa alegría propia del momento. Pero como siempre, le recordé la enseñanza cumbre de su abuela Doña Cata, “Nunca te olvides de Dios” y eso fue según me contó, lo que hizo.

Gracias al sumo creador por ese privilegio de tener un hijo heredero de mis defectos y virtudes, que amenaza con seguir mis pasos, lo que me obliga a ser vertical cada dia de mi vida. Para ratificar su contentamiento me envía esto que parece una décima:  Cumplo 34 años regocijo de alegría / pues he tenido vida mía/ y sin vivir a destajo/ hoy de mi padre soy gajo/ pues como una naranja dulce/me ha llenado del más rico / néctar de fruta madura/pues el amor si perdura /por más que la gente diga/34 primaveras así las he de contar /pues nadie puede negar /que he tenido buena vida /por mi madre mi familia/mis hermanos y mi hijo/  he sido muy bien querido/porque el amor se ha de dar/ cuando Dios te llena el alma. A la jaiba primo, Lo que faltaba, me salió decimista.

Hay más, dos días ates los celebró la reina azabache, Frangela Catalina, quinto bate del equipo. Me limité a decirle simplemente que la amaba con sabiduría y entendió mi mensaje. Felicidades a ella y a la nieta.

El hecho de que mi hijo naciera el mismo dia que mi hermano Luis, el segundo de la dinastía, tiene para mí un significado de lo ms profundo, porque entre otras cosas entiendo desde hace treinta y cuatro años, que no puedo acordarme del hijo sin evocar al hermano y viceversa. A Luis le ratifico la fraternidad que Dios creó para los hermanos, sino le digo “Cabeza E Cayuco”, todo esto que he escrito sería una gran mentira.

Lo poco o mucho que nos queda de vida será para reflexionar, que hicimos y que dejamos de hacer y ponernos al dia con Dios. Felicidades hermano. Faltan más celebraciones.

***El miércoles celebró su cumpleaños mi comadre Marina Salas. Todas las bendiciones del cielo, para una persona que durante toda una vida ha sido merecedora de todas las cosas, que como ser humano se le puede brindar a una persona tan espacial como ella. Mi ahijada Johana está en espera de su primer retoño, mejor regalo aun, de modo que vamos vía hacia el padrino abuelo.

***A la jaiba primo, apareció Helímenas Villalobos. Recibimos su llamada desde Caja Seca, donde reside Tiene su grupo gaitero y maneja una estación de radio  y por supuesto una que otra vez saca el pasaporte y viaja a El Mojan, a departir con sus amigos. Quedamos en tropezarnos por allí en algún momento en que venga cruzando el puente, para recordar los viejos tiempos. Emotiva la conversación telefónica que  logró Jota Ve.

***Pasamos realmente un fin de semana de lo más duras. La muerte de Guillermo Enrique Govea (El Guaro) dio paso a sentimientos heridos. “El Guaro” no murió el sábado 9, él se fue de este mundo desde el mismo momento en que vendieron a la emisora Radio Mara. Nació en ella, vivió toda su vida en ella, fue la razón de su vida junto con sus padres y hermanos y un buen dia, de pronto, le fue arrebatada su herramienta de trabajo, el micrófono, y allí mismo comenzó su lenta muerte. Decidió vivir su vida y no aceptó intromisión de nadie, ni aun de su familia, consideró que la decisión que había tomado era la que más le convenía y no pensó en el daño que se hacía.

Paz al alma del amigo a quien la vida golpeo de diferentes maneras. No nos atrevemos a decir que venció las dificultades sino todo lo contrario, se dejo vencer por las mismas, no fue guerrero como su padre Luis Guillermo Govea (El Guerrillero del Aire), a quien deberá rendir cuentas en algún lugar del universo donde se encontrarán.

Paz al alma del amigo ido, Dios perdonara sus debilidades, y le reconocerá sus nobles sentimientos pues “El Guaro” se pasó de buena gente. Descanse en paz el amigo, mucha luz para él  en su recorrido al más allá.

***No pude cumplir con Pedro Soscúm Machado ante el fallecimiento de su hermano, el profesor Humberto. Tampoco pude con  la familia de Antonio Martínez, ex presidente de las Pequeñas Ligas. Todos escogieron el mismo dia para irse. Imposible haber estado en los tres lugares a la vez. Eso es solo potestad de Dios.

***Justamente hoy se conmemoran diez años de la partida al más allá de José “Bolita” Ríos, el interprete de Tamborero., Mi nuevo Empedrao, Saladillerito, El Morrongo y otros temas convertidos en íconos de la música autóctona del Zulia, de Maracaibo. Quiera Dios que hoy las estaciones que tienen programas de gaitas desde la mañana le rindan honores al gaitero ido. Paz a su alma.

***Nos vamos de reflexión

Hasta hace cosa de un sesenta años, los hijos acataban el cuarto mandamiento. Nadie se sentaba a la mesa antes que el padre, nadie hablaba sin permiso del padre, nadie repetía el almuerzo sin el permiso del padre, nadie se levantaba de la mesa si el padre no se había levantado antes; por algo era el padre.

La madre fue siempre el eje sentimental de la casa, el padre siempre  la autoridad suprema. Cuando el padre miraba fijamente a la hija, esta abandonaba todo y se iba pa su cuarto.

Pero entonces vino papá. Todo empezó a cambiar hace unas siete décadas, cuando dejó de ser el padre y se convirtió en papá. El mero sustantivo era ya una derrota. Padre es una palabra sólida, el otro es un apelativo que dio demasiada confianza. La segunda derrota es que papá es una invitación al infame tuteo, el hijo se sintió autorizado para protestar, antes nunca había ocurrido cuando el papá era el padre.
A diferencia del padre, el papá era tolerante. Permitía al hijo que fumara en su presencia, en vez de arrancarle los dientes con de un manotazo, como hacía el padre en circunstancias parecidas. Los hijos empezaron a llevar amigos a la casa y a organizar bailes y bebidas, mientras papá y mamá se desvelaban y comentaban en voz baja: «Bueno, por lo menos tranquiliza saber que están tomándose unos tragos en casa y no en quién sabe dónde».
Los hijos empezaron a comer en la sala mirando la tele, mientras papá y mamá lo hacían solos en la mesa; tomaban el teléfono sin permiso, sacaban dinero de la cartera de papá y usaban sus mejores camisas. La hija comenzó a salir con pretendientes sin chaperona y a exigirle a papá que no le pusiera mala cara al novio. Papá seguía siendo la autoridad de la casa, pero una autoridad bastante maltrecha. Nada comparable a la figura prócer del padre.

Y entonces vino papi. Papi es un invento reciente de los últimos 30 años. Descendiente menguado y raquítico de padre y de papá, y a este ni siquiera se le consulta ni se le pregunta nada. Simplemente se le notifica. “Papi, me llevo el carro, dame para gasolina”. Le ordenan que se vaya al cine con mami mientras los hijos están de fiesta y que, cuando vuelvan, entren en silencio por la puerta de atrás. Tiene prohibido preguntarle a la nena quién es ese tipo despeinado que desayuna descalzo en su cocina. Ni hablar de las tarjetas de crédito, la ropa, el turno para ducharse, la afeitadora, las llaves.

Lo tutean y hasta le indican cómo dirigirse a ellos: “¡Papi, no me vuelvas a llamar “chiquita” delante de Jonathan!” Aquel respeto que inspiraba el padre y, hasta cierto punto el papá, se transformó en exceso de confianza además en un franco abuso hacia papi: “¡Oye, papi, se me está acabando el whisky!”. “¡Oye papi, anda a comprar pan!”

¿QUÉ SEGUIRÁ DESPUÉS DE PAPI?

Supongo que la esclavitud o el destierro definitivo. Yo estoy aterrado, después de haber sido nieto de padre, hijo de  papá  y  papi  de  mis  hijos, mis nietas han empezado a llamarme  “pa”.. CREO QUE  QUIEREN DECIR “ PA’  QUE SIRVES” !!!!!!!!

Quedo escrito. ¡Epa, ya está. Nos vamos!

Comente