Sanciones oprobiosas y condenables

qpplaceholder
15 de diciembre, 2014 - 2:01 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El lobby que desde Miami opera con mucha repercusión en la política norteamericana —cada vez con menor resonancia en los pueblos latinoamericanos— ha trabajado intensamente contra Venezuela en el pasado y lo hace en el presente. A partir de la comparación Revolución Bolivariana = Revolución Cubana han desplegado todo tipo de ataques contra Venezuela, teniendo además la complicidad y el apoyo de muchos venezolanos que han tomado a Miami como residencia y guarida.

Es sabido lo iracundo y feroz del grupo anticastrista que se mueve en el Florida State, y su alcance no solo entre la fauna política, también en lo económico, en lo cultural y, especialmente, en lo farandulero. Ya vimos cómo vendieron la idea en el mundo del SOS Venezuela, bandera de la realidad virtual que compraron muchos. Y como muchos venezolanos, prófugos de la justicia y otros autoexiliados se han envenenado con esa rabia, copiando lo peor de sus métodos movidos por el resentimiento y la frustración. Curiosamente no se han fijado en su ineficacia histórica.

Nuevamente los Estados Unidos intervienen de manera descarada en nuestros asuntos internos, violentan la soberanía y subestiman nuestras instituciones y Gobierno.

Repudiamos desde este espacio esa intervención. Lo hicimos en el pasado con ocasión del artero golpe de Estado contra el presidente Chávez en el 2002 y lo hacemos ahora cuando se pretende rebajar al Presidente Maduro, Constitucional, legítimo y popular, y ponerlo al nivel de sus matones. Por no hablar del cinismo y la desfachatez de un gobierno norteamericano incapaz de sacudir el racismo atornillado en sus instituciones policiales y de justicia. O de frenar la vorágine deshumanizadora de sus fuerzas de intervención. Por un lado sus jurados han decidido que no formularan cargos contra los asesinos de dos afrodescendientes en Misuri y Nueva York, porque los policías, según ellos, no cometieron delitos.

Por otro lado, la opinión internacional se encuentra conmovida por la revelación de las páginas desclasificadas del informe que discute el Congreso norteamericano, acerca de las prácticas siniestras, sádicas y humillantes de la dignidad humana del ejército gringo y de sus contratistas mercenarias. ¿El país de la vergüenza de obscuros y secretos centros de reclusión y tortura en todo el mundo, tipo Guantánamo, es el que acusa a Venezuela de violar los derechos humanos? La oposición nacional, por su parte, que sigue los pasos de aquella de Miami, bien pudiera tener un poquito de virilidad a la hora de pronunciarse.

Tips.

√ El problema de la basura cierra el año peor de como arrancó. Y nos augura un enero apocalíptico siendo que en diciembre la generación urbana de basura se duplica. Mientras, siguen retenidos en Polimaracaibo los siete camiones destinados a su recolección. Los que están en el Puerto son para San Cristóbal. ¿Qué se hace con los más de 900 millones que en el presupuesto municipal se dedican al Imau y a la recolección? Hay más de un bicho escondido en el negocio de la basura en Maracaibo. Pero detrás del desprecio público que representan las miles de bolsas negras sin recoger está la incompetencia, indolencia e ineptitud de quien rige los destinos del gobierno municipal.

√ El desorden urbano, la anarquía callejera y la anomia social se han adueñado de los maracaiberos. Cada quien hace lo que le da la gana. Se ocupan las vías públicas, se irrespetan las señales de tránsito, la locura en carro o en moto enlutece a diario la ciudad, los «por puesto» y taxis cobrando lo que les da la gana y trabajando cuando les plazca. Mucha gente bachaqueando y se desdeña el trabajo productivo. Y no hay autoridad municipal que se atreva a aplicar un mínimo orden.

√ Más de un mes tiene el Registro Mercantil Tercero del Zulia sin funcionar debido a que los transformadores de electricidad se quemaron. ¿Será que el jefe del Saren puede actuar en consecuencia, toda vez que su cierre solo auspicia la inseguridad jurídica?

√ Deseo mucha salud, unión familiar y trabajo para esta Navidad. Buenaventuras, progreso y porvenir para el 2015. Nos leemos en enero.

Comente