Realidad y discurso político

31 de octubre, 2016 - 10:03 am
Eduardo Mármol

Por Eduardo Mármol

La realidad como Estado y reflejo de la materia en un espacio y tiempo determinado, es una, en su incesante movimiento. La verdad es una de las tantas versiones posibles de la realidad. Los discursos políticos, hablan de una verdad que intentan posesionar en el ánimo de los intereses de clase, necesariamente enfrentados.

La Asamblea Nacional está en una fase de apego irremediable a los intereses del viejo Estado burgués, que no reconoce a la CRBV, ni al Poder Ejecutivo, que administra y dirige al Estado democrático y social de derecho y de justicia, artículo 7 de nuestra carta magna; procura un golpe de Estado de la superestructura estatal burguesa al gobierno encabezado por el Presidente Constitucional, por lo que está en desacato de sus obligaciones; el discurso político del presidente la AN, no refleja la verdad de la situación venezolana, y su más terrible realidad: la destrucción de Venezuela, mediante un ataque económico que priva a las grandes mayorías de la alimentación básica para seguir viviendo.

Ante la realidad de la liberación de precios frente a la regulación de los salarios del proletariado venezolano, la burguesía nacional y trasnacional, con las diversas fachadas de un mismo partido de su entera propiedad, Copey, Acción Democrática, Voluntad Popular, Primero Justicia, Mas, Bandera Roja, Un Nuevo Tiempo, y otros derivados, dicen en sus discursos una verdad que guarda muy poca relación con la realidad de hambre y miseria que está viviendo el Pueblo trabajador venezolano, ante la crónica insuficiencia del salario, y frente la consecuente inflación, acaparamiento, desabastecimiento, usura, y robo con los aumentos de precios, que en promedio sobrepasan el 2.000%.

La realidad refleja claramente que el pueblo, sale empobrecido de cada aumento salarial, porque la burguesía, y sus acólitos desclasados, están permisados para aumentar los precios en el momento que les dé su gana, como en efecto lo hacen; mucho antes de producirse el aumento salarial, ya el comercio burgués se ha robado, por lo menos 5 veces la pretendida suficiencia del salario, prevista en el artículo 91 de la CRBV; estas verdades no están reflejadas  en el discurso político de la llamada oposición burguesa al gobierno bolivariano.

No se trata de establecer  una puja  entre los aumentos de precios, liberados, del comercio burgués que sobrepasan los 3 dígitos gordos, y el incremento  salarial que apenas llega si acaso, a 2 dígitos flacos. Contienda inútil, porque a cada nuevo aumento de banda y banda, se incrementa la brecha entre los poseídos y desposeídos de la realidad social venezolana. Se trata de aplicar la ley, en atención a que la liberación de precios viola flagrantemente la CRBV, condenando a la miseria a las grandes mayorías del pueblo trabajador venezolano,  y por tanto, es un delito de lesa humanidad, que vulnera la garantía de los derechos humanos, a cuya defensa estamos obligados por los tratados internacionales suscritos por la República.

Hay una realidad, de realidades, que necesariamente, tiene que ser atendida primero: el acceso a los alimentos y a las condiciones de existencia suficientes para la vida. En el discurso político opositor burgués no aparecen verdades relacionadas con esta calamidad terrible, y no aparecen con toda la intención; la última fase de este ataque imperialista contra Venezuela, es la declaratoria de una crisis humanitaria.

El proletariado sigue desmovilizado de la participación política, protagónica y soberana, establecida en el artículo 5 de la CRBV.

Palabras clave

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente