Precios y salarios

qpplaceholder
28 de junio, 2015 - 3:33 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Para aumentar los salarios hay que recorrer un largo trecho; los empresarios tienen que revisar las sobras de sus capitales acumulados a ver si es posible aumentarles algo a sus trabajadores; antes tienen que contactar a algunos sindicaleros profesionales, expertos en vender contrataciones colectivas; duchos en amedrentar a los obreros con discursos de pacotilla, o con procedimientos cabilleros, a la usanza adeca.

Todo un protocolo para considerar cualquier aumento salarial. Los aumentos por vía gubernamental, dependen del precio del barril de petróleo, nuestro principal, y casi que único producto de exportación. La clase obrera depende de la buena voluntad del Presidente, y de la patronal privada o pública.

Pero los precios son dictatorialmente impuestos por la burguesía nacional y trasnacional, sujeto histórico de su modo de producción capitalista. En Venezuela, los precios suben en un cohete espacial, y los salarios intentan escalar penosamente en el lomo de una icotea.

La burguesía, dueña del poder, no admite la participación de la clase obrera en la discusión sobre los aumentos de precios; de alguna manera burla su participación en el debate sobre el aumento salarial. La brecha entre precios y salarios, se ensancha cada día más por razones obvias. La pobreza crece exponencialmente como resultado de esta disparidad.

El sueño dorado de todo dueño o dueña de empresa, o de cualquier patronal pública o privada, es liquidar el movimiento obrero y sindical clasista, para seguir ejerciendo su dictadura sobre la libre imposición de sus precios frente al control y tutoreo de cualquier aumento salarial. Lo primero que hacen las patronales públicas y privadas es atacar con saña a los sindicatos, como máxima organización de los trabajadores para su lucha económica.

Buscan las patronales pública y privada, cualquier manera de pulverizar los sindicatos clasistas; mediante cualquier trampa, entre otras el mecanismo de la fusión de los sindicatos en otros controlados por ellos; buscan anular a organizaciones sindicales que defiendan los intereses de la clase obrera para extremar aún más el yugo de la explotación capitalista.

En Venezuela, en los últimos años el modelo sindical obrerista ha causado mucho daño a los intereses de la clase obrera; este es un sindicalismo patronal, y sobre todo gobiernero que niega la participación genuina del proletariado en la defensa de sus intereses en el sector público y privado.

La actual situación que vive nuestro país, donde la burguesía nacional y trasnacional ha robado decenas de miles de veces a la clase obrera, empobreciéndola hasta límites insoportables, ningún aumento salarial es suficiente para comprar con el aumento permanente e incesante de los precios, en una anarquía de todas las normas y reglas en perjuicio de devorar los salarios del proletariado.

El mecanismo del dólar Today, sabotea cualquier aumento, y cualquier contratación colectiva. La clase obrera en estas circunstancias está obligada a exigir a la burguesía nacional y trasnacional, reglas en el establecimiento de un equilibrio más o menos cercano entre los precios y los salarios.

Las discusiones de los precios tienen que hacerse con la clase obrera y el pueblo trabajador. Es inadmisible el descomunal robo que el capitalismo le ha propinado al proletariado venezolano en los últimos dos años.

Los precios tienen que bajar de los groseros porcentajes de 1.000% hasta 10.000% en algunos casos. El proletariado venezolano recibe su salario en bolívares, y por tanto no puede ser sometido a comprar sus necesidades de vida a razón del escatológico dólar Today.

Comente