Si no está en los medios no existe

Lenin Tremont Franco
22 de mayo, 2017 - 8:29 am
Lenin Tremont Franco [email protected]

Periodista, Trabajador Social, Docente, Máster en Educación, Doctor en Ciencias Pedagógicas, experto en Opinión Pública y Percepción del Mensaje, Asesor y especialista en diseño e implementación de campañas comunicacionales

 

Los productos, marcas, políticos y sus partidos se logran imponer en el pensamiento de sus clientes, usuarios o electores a través de las agendas propias u ocultas de los medios de comunicación social.

Maxwell McCombs y Donald L Shaw en 1972, fueron los primeros en teorizar como  los medios de comunicación social modifican las actitudes de los votantes durante las campañas electorales,  adoptaron el enfoque estímulo-respuesta, sobre el factor cognitivo presente en toda agenda mediática.

Los medios de comunicación social le ofrecen pensar por usted y son capaces de construir una percepción o una imagen de la realidad en su mente, que condiciona su elección por un producto comercial o electoral.

Hay dos procesos que interviene en el proceso de construcción de las agendas mediáticas, uno relacionada con la contextualiza e interacción de los medios de comunicación social con el hecho noticioso de interés público, con sus fuentes, sus circunstancias y contexto, sin mayor interés que informar. Esta el otro, el oculto, que hace énfasis en los intereses, conveniencias, acuerdos y los pactos políticos y económicos.

En los medios de comunicación, lo primero que condiciona la agenda es la línea editorial, que determina la jerarquización de los hechos noticiosos, tanto en su cobertura como publicación, que los editores hacen en función de los intereses de los dueños del medio, de las instrucciones giradas por la junta directiva o consejo de accionistas al director de la empresa.

De la línea editorial se desprenden las agendas, las pautas dictadas a los reporteros gráficos, periodistas y editores sobre qué noticias buscar, cuáles publicar y la manera de publicarlas.

En Venezuela prevalecen al momento de publicar o visualizar una información en los medios de comunicación social la agenda noticiosa o caliente, la propia y oculta.

La agenda noticiosa o caliente: es la que los hechos del día le imponen al medio de comunicación social, lo que por su relevancia e interés no puede dejarse de lado. Ejemplo: un accidente aéreo.

La agenda propia: son los temas que el medio decide investigar por su cuenta, en función de los intereses del país o los intereses del medio. Ejemplo. Las campañas por un ciudad más limpia o porque seamos mejores ciudadanos.

La agenda oculta: se compone de los temas que el medio impone como noticias, ocultando los verdaderos intereses tras las publicaciones. Por contubernio económico o político.

De la manipulación de los hechos noticiosos y de la imposición de aquellos que no lo son o dejaron de serlo, surgen las matrices de opinión, las cuales se inoculan en los usuarios como opiniones ya formadas, sin informar los hechos que supuestamente les dan sustento.

Esto ocurre de manera coordinada en todos los medios, sin importar su locación o importancia, lo que convierte a esta manipulación en una campaña.

La agendas mediáticas o las matrices de opinión en Venezuela la determinan 90 periódicos, 60 televisoras y 500 emisoras de radio privadas (relacionadas con la oposición)  y 6 medios del estado (que responden al oficialismo) y 280 medios comunitarios (Radio 244 y TV 36) que no están obligados a responder a las políticas ni ideología del gobierno y son tan pocas en comparación con las del sector privado no hacen contrapeso informativo.

Si su producto, marca o partido político no está en la línea editorial, en agenda propia o culta de los medios, lamento decirle que no existe, ubique un asesor comunicacional que lo ubique en la percepción de los usuarios, cliente o electores.

 

 

 

Comente