Medellín 3 – Maracaibo 0 Podemos llorar o ganar. Usted decida

nESTOR
30 de marzo, 2017 - 5:27 pm
Néstor Rincon / @Nestorrinconf

Entre 1980 y 1990, debido a las elevadas tasas de crímenes y en particular de homicidios, Medellín figuró como una de las capitales más peligrosas del mundo, apareciendo en escena el famoso Cartel de Medellín que controlaba el negocio de las drogas. La ciudad experimentó uno de los episodios más trágicos de su historia, al ser el foco de conflictos políticos, económicos y sociales derivados de la lucha del Estado contra grupos paramilitares, guerrilleros y narcotraficantes poderosos, a la cabeza de los cuales se situó el “Patrón” de los criminales, Pablo Escobar Gaviria, un carnicero que haciendo explotar balas y bombas, desparramo carne humana sobre Medellín y Colombia.

El terror y la muerte alimentaban las peores pesadillas de una población que se sentía acorralada en sus propias casas. Nadie salía tranquilo, transitar de una ciudad a otra libremente, ya no era posible. Las calles y carreteras eran escenarios de crimines dantescos a la vista de quienes se atrevían a salir. Surgieron historias de taxistas que narran casos de sicariatos en su presencia, criminales que con voz cortante al paso de su autos de transporte por la escena de muerte, les imponían con amenazas: “No mire, no es con usted, ¿o que o qué?” increpaban a lo que los conductores, que en silencio, sin mirar la cara de quienes le hablaban y con las piernas temblorosas tocaban con cuidado el acelerador para aumentar la velocidad sin que pareciera una huida.

El peligro de ser víctima de uno de los tantos grupos criminales aumento a niveles tan altos que la ciudad llegó a considerarse como “la más violenta del mundo” en una época en la que una explosión callejera podían determinar el destino de cualquier persona.

“Antes de morir él me había llamado para preguntarme si había hecho mis tareas [luego] llegó el carro acribillado y lo transportamos a una camioneta de los escoltas, lo llevamos a la clínica y ya no había nada que hacer”.  El relato pertenece a Rodrigo Lara Restrepo, quien al momento del asesinato de su padre, contaba con 8 años de edad y era el hijo de Rodrigo Lara Bonilla, ministro de Justicia del Presidente Belisario Betancur, acribillado por sicarios del Cartel de Medellín. El alto funcionario de gobierno había sido sentenciado a muerte por el propio Pablo Escobar, por haber iniciado investigaciones en su contra, que demostraban su  vinculación con el narcotráfico, y con lo cual arruinaba la pretendida carrera política del temido capo, que hasta entonces había logrado un curul en el parlamento.

Los autores materiales de este y de otros espeluznantes homicidios, fueron jóvenes sicarios reclutados de las barriadas pobres de la ciudad, a quienes los líderes del narcotráfico como Pablo Escobar, engañaban con una estrategia de seducción, ofreciéndoles una vida ostentosa de lujo, gracias al dinero producido con la droga. Los hacían soñar con un ascenso social que en la práctica era caracterizado por noches de parranda en compañía de mujeres hermosas que podían pagar; buena ropa, vehículos, motos a escoger, y sobre todo, dinero para que sus familias pudieran salir de la pobreza. Así fue como se crearon grandes legiones de sicarios que competían en número y armamento con los policías de la ciudad, a quienes, después de una orden de “El Patrón” que puso precio por la cabeza de cada uno de ellos, comenzaron a asesinar. Fue una época de barbarie, de lo irracional, del caos, con impactos psicosociales en la población, que aturdida reacciono de varias formas, una de ellas incluso, para alabar al famoso criminal. “Los peligrosos muchachos” captados por la mafia comentaban que, preferían una vida de lujo por 4 o 5 años, (promedio de tiempo que dura con vida, cualquiera que entra al mundo del sicariato y la droga en Colombia) a ser pobre toda la vida.

Estas líneas tomadas de un libro inédito que será publicado este año, por quien escribe, reseña el caos que vivió la segunda ciudad más importante de Colombia, apenas hace unos cuantos años atrás, donde quien la visita, todavía siente la presencia aterradora de espectros de esa época, pero que, a pesar de eso, florece.

MEDELLIN ENTIERRA SUS CADAVERES Y LOGRA EL ÉXITO.

No obstante la grave situación, los habitantes de “Medallo” como cariñosamente llaman a su ciudad, conocida también como la “Capital de la Montaña”  fueron capaces de enterrar a sus muertos y levantarse para alcanzar un éxito sin precedentes en el continente, ejemplo para el mundo. Asi lo han reconocido importantes especialistas en materia de desarrollo urbano.

Amanda Burden, excomisionada de  Planificación de New York y líder del equipo de Planificación Urbana en Bloomberg Asociados, compañía propiedad del exalcalde Michaell Bloomberg, responsable de la reconstrucción de importantes áreas de la “capital del mundo” después de los atentados terroristas del 9/11, visito a Medellín en febrero de 2015 para conocer las obras que revelan esa revolución urbana, allí dijo: “Por eso vine aquí, porque en cada ciudad con la que he trabajado hemos concluido que debemos ir a Medellín para aprender cómo hacer una gran ciudad, y son los pequeños pasos de gran calidad los que son importantes, a lo que se suma el compromiso de la comunidad. Así que la alta calidad de la arquitectura y el diseño del espacio público es lo que construye una urbe, con el compromiso de la gente.

Al construir el High Line Park (un parque residencial que convirtió una zona vieja y abandonada del ferrocarril de New York, en lugar que visitan más de 5 millones de personas todos los años y que la inteligente planificadora logro recuperar) necesite cinco años para que dijeran que si, así que fue algo de mutuo acuerdo, pero demostró que comprometerse con la comunidad es parte fundamental de un buen Plan y creo mucho en eso. Entonces eso fue también lo que vine a aprender aquí: como logro Medellín comprometerse a la a la comunidad y cambiar en la forma en la que viven, lo que encontré fascinante.”

Carlos Moreno, científico e investigador de Desarrollo Urbano, se refiere a Medellín como una ciudad impresionante. “… defiendo su ejemplaridad desde el punto de vista de la transformación urbana, se ha reinventado, ha buscado su energía creadora para superar los periodos en los que el lado más sombrío del ser humano tomó el control. A partir de eso su resiliencia, su espíritu emprendedor, permitió tejer lo que yo llamo ciudades dentro de la ciudad, una coherencia programática sobre un eje central, que es la calidad de vida.

Los desafíos son cinco: sociales, económicos culturales, ecológicos y de resiliencia, que se cristalizan en un contexto sociológico, político, territorial, geográfico y religioso. “…comprender ese entorno ante esos desafíos y cómo usamos las tres herramientas más poderosas que tenemos, que son la inclusión social, la reinvención de infraestructuras y la tecnología.

¿Cómo se desarrolla una ciudad desde experiencias de otras?

No hay que buscar modelos de ciudad, hay que buscar ejemplaridad. Son dos cosas distintas. Ejemplaridad significa que hemos comprendido el entorno e identificado desafíos para crear mejores condiciones equitativas para los que comparten el mismo territorio, y esto debe ser compartido a nivel internacional. Entornos completamente distintos como los de India, África, Europa o América se encuentren, no para buscar un modelo único ni para construir una relación entre maestro y alumno, sino para saber qué buenas prácticas hemos tenido y cómo esas prácticas nos han dado la posibilidad de un buen vivir. No para copiar y pegar, sino para inspirar, necesitamos hoy en día inspiración y esperanza.

Ciudades procuran el desarrollo de su PIB independientemente de la circunstancias del país al que pertenecen.

¿Cómo se logra ejemplaridad entre ciudades, ante la competencia que tienen?

Es propio al desarrollo socioeconómico mundial que cambió en el siglo XXI. Vivimos en un mundo urbanizado: casi el 10 por ciento de la población mundial vive en 35 ciudades, 150 ciudades tienen casi el PIB de Europa. El PIB de Nueva York es más importante que el de Australia y el de Chicago más importante que el de Israel. El 51 por ciento del PIB de Israel es Tel Aviv.

Las relaciones entre ciudades son más fuertes por fuera de los estados: hay más relación de San Francisco con Tel Aviv que con Boston. O de París con San Francisco que con Burdeos o Niza.

Cada ciudad busca tener atractivo socio-territorial para ser más competitiva, para tener mejores ingresos. Vivimos en ese mundo de competencia, en el que la cooperación es indispensable para encontrar afinidades entre ciudades que pueden no estar en el mismo país. Las afinidades de Medellín, por ejemplo, van más con París o Barcelona que con Bogotá.
LA CLAVE DEL ÉXITO DE MEDELLIN PLANES, NO MAGIA.

La clave del éxito de Medellín estuvo en el hecho de que sus habitantes comprendieran que debían trabajar en Planes de desarrollo para sacar provecho de sus ventajas como ciudad. Los últimos tres planes desde 2004 hasta el 2015, (2004 -2007, 2008 – 2011 y 2012- 2015) se han integrado al trabajo por la ciudad dirigentes comunitarios, sociólogos, arquitectos, ingenieros, urbanistas, políticos, psicólogos, trabajadores, universidades, comerciantes, asociaciones de vecinos y en general toda la comunidad, que se ha comprometido a trabajar con disciplina en base a objetivos acordados entre el sector público y privado. Al día de hoy, han construido cientos de proyectos comunitarios, de vialidad e infraestructura de todos los tamaños, de manera transparente, que los ha llevado a ganar, importantes premios internacionales destinados a destacar el desarrollo de las ciudades y su sostenibilidad.

MARACAIBO 0

Es triste y cuesta decirlo, pero es la realidad, mientras Medellín y casi todas las ciudades del continente presentan extraordinarios resultados, con base a sus últimos tres planes de desarrollo, periodo 2004 a 2015, y actualmente discuten el próximo 2016 a 2019, en cambio Maracaibo hasta la fecha tiene 0 planes. No se convoca el Consejo de Planificación de la Ciudad y lo peor, no muestran la más mínima intención de hacerlo. Intentan mantener distraídos o engañados a los ciudadanos con la polarización política, haciendo que el discurso sea tan pobre que produce pena ajena.

Los marabinos estamos obligados con la ciudad y es un deber como ciudadanos, exigir a la Alcaldía de Maracaibo cumpla con el artículo 299 y convoque de inmediato el Consejo de Planificación incorpore a los representantes de la iniciativa privada y aplique la planificación estratégica democrática, participativa y de consulta abierta, como método promover el desarrollo armónico de la economía de la ciudad. Esa es la única esperanza para que los Marabinos volvamos a tener producción y riquezas. Muchos negocios prósperos y no cerrados. Nuevos empleos y mejor calidad de vida.

Usted decida si se suma o no al desarrollo de Maracaibo, comenzando por exigir a las autoridades locales cumplir la constitución. He allí la importancia de elegir personas capaces y comprometidas a ser servidores públicos y no servirse de la función pública para cubrir sus egos personales.

Apoye nuestra campaña para que en Maracaibo se apliquen planes de desarrollo, suscribiéndose en www.propuestapais.org y comparta nuestros mensajes en sus redes sociales.

 

Palabras clave
, , , ,

Comente