Maristas, baraltianos y udonperistas

qpplaceholder
6 de julio, 2014 - 1:36 pm
Redacción Diario Qué Pasa

En el mundo estudiantil siempre hemos hecho referencia de nuestra raíz en la educación media o época de liceístas. Por esa razón se suele hablar de Los Maristas, Baralt, Gonzaga y Udón Pérez. Así como también del Claret, Yépez, entre otros. Es decir, nos sentimos orgullosos de ser egresado de esas instituciones e inclusive, se acostumbra a celebrar con reuniones y encuentros los aniversarios de graduación de bachillerato, a pesar de ya ser egresados universitarios y profesionales en ejercicios. Fundamentado en este planteamiento, vamos a revisar someramente la historia de la educación en nuestra Maracaibo Mía, Siempre Mía de Udón Pérez. Ya para comienzos del siglo XIX, los habitantes de Maracaibo habían solicitado ante el gobierno de José Antonio Páez, la creación de una institución de estudios superiores basado en la existencia del Colegio Seminario. La condición de la ciudad como puerto de cabotaje y transbordo con un creciente y sostenido progreso exigió una mayor y mejor educación para los zulianos. Es importante destacar que en la época colonial ya existían varias instituciones educativas regentadas por las órdenes religiosas de los franciscanos y jesuitas, donde además de la formación religiosa, se enseñaba una formación elemental y de preparación para los oficios cotidianos y posteriormente se incorporaron nuevas cátedras y cursos avanzados en las áreas de gramática, filosofía y teología. En 1832 varios dirigentes de la región decidieron crear un plantel educativo para enseñar, tal como se hacían en las universidades, las materias de Medicina, Filosofía, Teología, Derecho Civil y Canónico. Esto funcionó en el Colegio Seminario de Maracaibo a partir del 6 marzo de 1933 y consecuentes con sus luchas, los maracuchos lograron que el 2 marzo de 1837 se firmara en Caracas el Decreto de Creación del Colegio Nacional de Maracaibo.

El Colegio Nacional fue cerrado en 1848 y se reinstaló el 13 de enero de 1850. Con el triunfo en 1864 de la Revolución Federal, las provincias venezolanas se convierten en estados y la provincia de Maracaibo pasa a ser estado Zulia y su máxima casa de estudios adopta el nombre de Colegio Nacional del Zulia. Este colegio federal es elevado a universidad el 29 de mayo de 1891, cuando el Congreso Nacional promulga el decreto, producto de la gestión de los diputados zulianos Rafael López Baralt, Francisco Eugenio Bustamante y Antonio Aranguren. La instalación de la Universidad del Zulia tiene lugar el 11 de septiembre de 1891 y su primer ciclo histórico culmina el 5 de octubre de 1904, con su cierre por orden de Cipriano Castro, volviendo a abrir sus puertas el 15 de junio de 1946, según el decreto 334 de la Junta Revolucionaria de Gobierno.

Simultáneamente a estos acontecimientos, en 1925 se construye una edificación rectangular en la avenida Santa Rita, que sería la sede del Colegio Nuestra Señora de Chiquinquirá, fundada por cinco hermanos Maristas. Presenta una fachada plana con ventanas sucesivas en sus tres pisos y techo plano. En cuanto a los liceos públicos, tenemos que en 1936, con una estructura moderna en la avenida 17 (Baralt), nace el Liceo Baralt, también con volúmenes rectangulares comunicados por pasillos para la circulación que envuelve un gran patio central con vegetación frondosa. Posee un pórtico de acceso sostenido por columnas y encima hay un busto de Rafael María Baralt.

Alternado con otro liceo privado, tenemos la Unidad Educativa Colegio Claret, construido en 1935 con una arquitectura petrolera, ya que antiguamente formaba parte del campamento de Enclave Colonia Delicias de la Concesionaria Caribbean y Shell. Finalmente, en el orden cronológico tenemos el Colegio Gonzaga (1945) de la Compañía de Jesús y el Liceo Udón Pérez, creado en 1947, destacado por ser el segundo liceo público después del Baralt. Obviamente que posteriormente aparecen muchos liceos, entre los que destacan San Francisco de Asís, La Presentación, José Ramón Yépez y Octavio Hernández.

Nuestra Maracaibo tiene muchas historias en todos los rincones y ámbitos sociales que son necesarios conocer para proyectar la Maracaibo 2029. En cuanto a lo educativo se requiere una revisión en las 18 parroquias del municipio de la estructura educativa a nivel medio y sobre todo insertar en los pensamientos de estudios el conocimiento de los valores y potencialidades de nuestra casa grande Maracaibo para ser verdaderos maracuchos. ¡Contamos con vos! @funmara500.

Comente