La Zulianidad: ¿Una pose hipócrita?

gaston
20 de enero, 2017 - 9:29 am
Gaston Guisandes López / Editor del Diario QUÉ PASA

Los buhoneros (1) se burlan de todos y de todo en el centro de la ciudad: El casco central de Maracaibo se perdió en medio de la mayor corrupción en ese vendaval de indocumentados y de comerciantes de casilla, quienes obrando en conjunto con la autoridad civil, política, militar y policial, se amparan tras una colectividad hipócrita que se esconde tras de la palabra que lo contiene: zulianidad.

El centro de la ciudad es un chiquero (2), en medio de la más dramática inmundicia, aceptada por todos los hijos de (. . .), esta tierra, sin distinguir entre los vecinos de La Virginia y La Baralt y los de cualquier barriada de nuestra populosa ¿metrópolis?, y todo, por culpa de nuestra actitud ante la vida, que pretendemos ocultar con la mágica frase «Ábrete Sésamo».

Maracaibo es un Maicao cualquiera, de cualquier época. Y digo Maracaibo, porque no me refiero solo al centro de la ciudad, sino a todos los barrios que la circundan, a los colegios, al Liceo R. M Baralt y al Udón Pérez, al Hospitalito de Chiquinquirá, al botadero de basura del Hospital Central, a las cañadas (3) por cuyos surcos corren aguas contaminadas y sirven de basurero público por la indiferencia de todos los vecinos afectados y del resto, esos a quienes el asunto importa un (. . .), pito.

Darse una vuelta por La Curva, es reafirmarnos en la verdad por mucho que nos duela, si es que de verdad nos duela algo Maracaibo, igual que también sirve para llegar a semejante confirmación dejarse caer por El 4.

¿Quiere tener una prueba de lo mucho que nosotros amamos a nuestros hijos? «Cuando se tiene un hijo se tienen todos los hijos del mundo». Visitemos las escuelas y no solo las públicas, sino muchas, una buena mayoría de las privadas y sabrás la razón de ser de esta nota, porque verás lo que valen para nosotros, los niños, los adolescentes y los jóvenes.

Para abundar en detalles te invito a recorrer en pleno centro de Maracaibo, las calles Carabobo, Venezuela, Ciencias, Independencia, Bustamante, Comercio, sin olvidar una caminata ilustrativa por la Plaza Baralt, y dando algunos toques técnicos, por el Callejón de los Pobres, donde al final encontrarás el cascarón de la antigua iglesia de San Felipe, etc.

Si quieres saber quiénes son los vecinos de los ricos de Maracaibo, párate frente al Hospital Coromoto y pregunta cuál es la Cañada Virginia y te metes por ella para que recorras la parte trasera de las casas de los multimillonarios de Maracaibo o te vas al edificio Martin y recorres la cañada vecina de este edificio que te lleva de la avenida El Milagro hasta la costa del Lago.

Maracaibo es la ciudad más cochina (5 y 6) del mundo: Todas sus aguas negras, sin ser tratadas, se vierten al Lago y ninguno de nosotros se quiere dar por enterado. ¿Quiénes viven en los chiqueros?, los cochinos.

Métete por Los Haticos, por arriba y por abajo y conocerás el vergonzoso desastre llamado Maracaibo y, como para rematar, recorre las eufemísticamente llamadas autopistas o circunvalaciones, la 1, la 2 y la 3 y allí verás miseria, pobreza, basura, charcos, huecos, podredumbre y lo que yo más lloro: Comprobarás por ti mismo lo que se llama la degradación espiritual, moral, síquica, intelectual y física de un pueblo.

Amigo: ¿Sabes que somos uno de los pueblos con la mayor deserción escolar, con la mayor cantidad de niños abandonados por sus padres y uno de los que tienen el «orgullo» de contarse entre los de más alto consumo de cerveza per cápita del mundo? ¡Y digo cerveza, por no decir, cualquier líquido embotellado que contenga alcohol.

Date un paseíto por el Chino Julio o por las comunidades situadas detrás de ese telón de boca llamado El Sambil o por la hermosa avenida perimetral que, pasando por la Zona Industrial, te deja admirar MERCAMARA y te lleva hasta el distribuidor que conduce al fantástico, maravilloso y espacial Aeropuerto Internacional de Maracaibo, La Chinita y después de tan solaz recorrido, te desvías y tomas la avenida Don Manuel Belloso, a cuyos lados se levantan esas hermosas urbanizaciones, con sus arboledas y casas diseñadas por esos a quienes pudiéramos llamar «los padres de esa creativa arquitectura que no se si llamarla post-moderna o post-morten».

PREGUNTA: ¿Cuántos estamos dispuestos a sumarnos al trabajo tesonero de un verdadero zuliano, el excelente servidor de nuestra ciudad, Ing. Francisco Urbina, con su Fundación Maracaibo 500, que tiene como finalidad celebrar los 500 años de la fundación de Maracaibo?.

El año de celebración de tan magna fecha, es el sábado 8 de septiembre de 2029, (dentro de 13 años), pero no se trata de las fiestas conmemorativas, se trata, apasionados amantes de la zulianidad verdadera, de ayudar a este hombre generoso, creativo, que vive en el presente pero soñando con un pujante futuro, a impulsar las obras que Maracaibo necesita para iniciar su verdadero camino hacia el desarrollo, empezando por sus ciudadanos y siguiendo con todo lo que, en justicia, Maracaibo requiere y reclama a gritos.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente