La Miseria En Detalles

qpplaceholder
11 de agosto, 2015 - 4:16 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El 14 de julio de 2015 se cumplieron 79 años cuando una de las mentes más brillante de nuestra historia contemporánea, el Dr. Arturo Uslar Pietri,  nos alertaba sobre la crisis económica y política que enfrentaríamos los Venezolanos si no «redireccionamos los recursos procedentes de la renta petrolera» en ese magistral escrito publicado por el     diario caraqueño «Ahora» el 14 de julio de 1936.

No hay mejor momento para la discusión y reflexión a sabiendas que históricamente siempre hemos sido un país consumista (somos uno de los países que más importa alimentos en América Latina) que la actual crisis en la que nos encontramos sumidos todos los venezolanos, ya que todo lo que consumimos y necesitamos para subsistir como personas es «importado» o al menos la materia prima. Desde los alimentos, pasando por ropa, calzados, electrodomésticos, repuestos para vehículos, artículos de higiene personal etc. No nos enseñaron ni nos preocupamos nunca por instalar una fabrica ni aprender a fabricar nada. Todo gracias a la abundancia petrolera, época del «ta´ barato dame dos», donde era más fácil importar que crear; importar que hacer.

En estos días de crisis donde nuestro principal ingreso como lo es la renta petrolera ha mermado (de US $105,37 en  junio 2014 a US $48,64 al 24 de julio de 2015) los venezolanos estamos viviendo las consecuencias de la falta de visión y planificación de como debió manejarse nuestra principal industria y los recursos procedentes de ella, esto por un lado.

Por otro lado nuestros principales clientes  están limitando su dependencia del petróleo extranjero recurriendo al «esquisto,» lo que conlleva a que, a falta de divisas los Venezolanos vemos a diario como se deteriora nuestro salario y por ende nuestra calidad de vida, donde tengamos que recurrir al «bachaqueo» para adquirir los productos de la cesta básica a precios inaccesibles, o hacer largas e interminables colas para hacernos de ellos a precios regulados.

A todo esto tenemos que sumarle la guerra económica, el contrabando, acaparamiento y la especulación a la que se han sumado la gran mayoría de los empresarios nacionales, con la excusa de  que el gobierno tiene los dólares represados, que se niega a asignar las divisas a dólar preferencial  etc, a sabiendas que un gran numero de estos empresarios no reúnen los requisitos para que les sean asignadas dichas divisas.

Que triste para un país cuando tiene que depender de una moneda extranjera hasta para comer y más aún cuando ese país tiene los recursos suficientes para auto abastecer sus necesidades.

Permítanme la autocrítica estimados y apreciados  camaradas, pero no podemos hablar de «soberanía» mientras esto este sucediendo.

Comente