Juan Pablo II mi amigo santo

qpplaceholder
4 de mayo, 2014 - 2:47 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Es obvio que todos los humanos tenemos una identificación personal con los artistas, músicos o deportistas, signado por el aspecto generacional que nos genera una identificación, producto del seguimiento de la carrera profesional del personaje. Pues bien, para el caso de la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, ocurre lo mismo, uno siente que la gente celebraba con mucha euforia y fe el acto histórico de la inscripción de Juan XXIII y Juan Pablo II, en el catálogo de los Santos, estableciendo con ello que en toda la iglesia sean devotamente honrados entre los santos. Pero uno sentía a través de la prensa escrita, radio y televisión, que todos los venezolanos aplaudían y brindaban primordialmente por el papa amigo Juan Pablo II. Obviamente esta actitud y sentimiento está asociada a las visitas del Santo Juan Pablo II a Venezuela en los años 1985 y 1996. Quién puede olvidar la voz del otrora niño Adrián Guacarán cantando El Peregrino, en la Ciudad de Guayana, estado Bolívar en honor del ilustre visitante.

Cómo olvidar los maracuchos el 27 de enero de 1985 la visita del Santo Papa, quien arribó al Aeropuerto Internacional La Chinita, recorrió la Circunvalación N° 2 y llegó al estadio Pachencho Romero, donde realizó el acto central para luego recorrer en su papa móvil La Limpia, 5 de Julio y El Milagro, para llegar a la Arquidiócesis de Maracaibo donde pernoctó esa noche. En mi caso particular encontré un espacio en la 5 de Julio para esperar de manera paciente y glorificada con mi grupo familiar que pasara Juan Pablo II, fueron minutos de mucha fe y satisfacción espiritual, ver el rostro del papa Juan Pablo II. El anuncio público de la canonización del Papa 264 de la Iglesia católica, cuyo nombre secular Karol Jozef Wojtyla y posteriormente a partir del 16 de octubre de 1978, conocido como Juan Pablo II, cuando los Cardenales reunidos en el cónclave  eligieron al Papa, cumpliendo sus funciones hasta el 2 de abril de 2005 a las 21.37 h.; me produjo un sentimiento de orgullo que solo se siente cuando un amigo o familiar logra un triunfo profesional o personal. Por esa razón me instalé el domingo 24 a ver el canal EWNT, es decir, la red mundial de televisión católica para disfrutar de un acto pletórico de energía divina que me llevó a sentirme espiritualmente en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, escuchando la santa misa con el coro de la Capilla Sixtina, la Filarmónica de Cracovia y el Coro de la Diócesis de Bérgamo, hasta llegar al momento celestial de la canonización, cuando el papa Francisco pronunciara la fórmula: «En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo. Después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II», luego el pontífice argentino pidió «que los papas sean inscritos en el Libro de los Santos». En ese momento pensé: «Juan Pablo II mi amigo santo».

Evidentemente también tenemos que destacar la trayectoria de Juan XXIII, el papa bueno, quien revolucionó la Iglesia con cambios profundos en la manera de oficiar la misa. Antes era de espalda a los oyentes y en latín.

Este querido Papa, que nació en el siglo XIX en Roma, logró que el cura celebrante se colocara de frente a los feligreses y se expresara en idioma patrio. Muere en Roma el 13 de junio de 1963 dejando un gran legado a los católicos con sus encíclicas, entre las que destaca la Pacem in Terris (sobre la paz del mundo), una frase célebre de Juan XXIII es: «La paz en la tierra, suprema aspiración de la humanidad a través de la historia, es indudable que no puede establecerse ni consolidarse sino se respeta fielmente el orden establecido por Dios»; mientras que Juan Pablo II expresó: «La paz exige cuatro condiciones esenciales: verdad, justicia, amor y libertad». Que la luz incipiente de estos santos ilumine el camino del éxito y la paz para todos los venezolanos. Contamos con vos! @funmara500.

Comente