¿Una dictadura en Venezuela?

qpplaceholder
1 de noviembre, 2015 - 12:47 pm
Redacción Diario Qué Pasa

La dictadura es el poder que ejerce la clase dominante. La democracia es el modelo de gobierno que ejerce ese poder, lo distribuye, y lo renova mediante procesos eleccionarios; la democracia es una metodología  de aplicación política, es la forma  predilecta del gobierno de la dictadura. En la historia privada capitalista, todos  los estados burgueses, ejercen una dictadura de clase sobre el proletariado, incluido, por supuesto, el Estado burgués venezolano, intervenido por Chávez, y por la Revolución Bolivariana.

La oposición espurrea, antipatriótica y proimperialista que tenemos en Venezuela, es mula y  cómplice de la dictadura que ejerce la burguesía a través del capital industrial y financiero. La dictadura del capitalismo en Venezuela, dirigida  por el imperialismo, ha distorsionado la economía venezolana, violando todo el ordenamiento legal, enchufando adecos y copeyanos en las filas del Gobierno Bolivariano, propiciando un clima de impunidad, y pernicia que desgasta al proceso revolucionario.

La palabra dictadura, ha sido convertida en tabú por la retórica ideológica imperialista; desde el triunfo de la gran revolución socialista de octubre que llevó al poder a los obreros, campesinos y soldados, actuando como clase obrera, en la Rusia de los zares, y sus alrededores. La URSS aplicó la dictadura del proletariado, esencialidad teórica de la concepción materialista de la historia; la dictadura, no es un comodín del ejercicio político de dominación; es una aplicación necesaria e indispensable de toda formación económicosocial, para ejercer el poder-poder.

El esclavismo aplicó su dictadura esclavista  por más de 10 mil años. Nadie podía poner en duda, sin que recibiera su castigo legal, el origen divino del faraón y de los emperadores; en el feudalismo, la dictadura, se hizo monárquica; diversos tipos de monoteísmos diseñaron una política oscura, fanática y cruel que dirigió las cruzadas, y otras aventuras de extermino, en el marco de la confrontación de clase; al triunfo de la burguesía, y  su hegemonía de pensamiento ilustrado, liberal, y luego positivista,  la dictadura capitalista, adoptó formas refinadas, gatopardeanas;  novísimas maneras de presentar su dictadura sin nombrarla, preferentemente en el marco de la democracia.

La democracia no es ningún gobierno del pueblo; la democracia es  la aplicación política dictatorial de la clase dominante;  es la misma racionalidad de la democracia esclavista  griega, donde sus teóricos reconocían abiertamente su dictadura sobre los pelasgos  y los ilotas. Tocqueville en su obra Democracia en América, diseña la matriz de presentar su democracia como un sistema de libertades; algo así como una dictadura libertaria, democrática, y sobre todo humanitaria que desconoce la división de clase, y presenta su dominación como de todos y para todos;  recordando la famosa declaración burguesa de los derechos del hombre.

El capitalismo entapara su dictadura sobre el proletariado, no la nombra, la esconde como a la loca de la casa, la suplanta por la democracia, sin decir que es su democracia burguesa; la mete en un calidoscopio teórico que confunde, desclasa y adormece a la clase obrera que sufre su dictadura.

Los pueblos trabajadores del mundo han terminado por creer que las dictaduras son las tiranías cívico-militares que el imperialismo utiliza como parte de su programa de dictadura de clase.

En Venezuela, sí hay una dictadura del capitalismo sobre la clase obrera y trabajadora, para acabar con el bolivianismo, y con nuestro gobierno; para defendernos, Maduro llama a construir la Democracia Popular Revolucionaria.

Contra la dictadura capitalista, victoria popular el 6-D.

Comente