¡350 ya! ¿Para aplicarlo a quién?

qpplaceholder
11 de mayo, 2014 - 2:28 pm
Redacción Diario Qué Pasa

«El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos», (CRBV 2009).

La conspiración continúa, el imperialismo sigue trabajando en función de dar un golpe de Estado al Gobierno Bolivariano; actúa con las colas de la inflación y la especulación, el «bachaqueo», el terrorismo fascista y paramilitar de las «guarimbas», el sicariato, la infiltración de agentes supuestamente revolucionarios en dependencias gubernamentales ejecutando políticas de estatales,  el manoseo de las divisas en dólares otorgadas a la burguesía, proclamada como buena, por el propio Gobierno que está siendo atacado.

Las fuerzas imperialistas dirigidas aquí por Álvaro Uribe, la MUD, VP, operan con el descontento de gran parte del pueblo trabajador venezolano que se siente víctima de un bloqueo inusual, pero perniciosamente mortal para acabar con una vieja y continuada aspiración de la clase obrera, recogida por Chávez para ejecutar un proceso de cambios y reivindicaciones populares perfilado hacia el avance de la liberación nacional y el socialismo.

Una de las consignas recurrentes de la conspiración es ¡350 ya! Esta maniobra de la propaganda fascista, que consiste en robarse las palabras, después los contenidos de los conceptos y de las categorías, y por último las interpretaciones, rueda entre nosotros. El laboratorio procesa el artículo 350 de nuestra Carta Magna que ordena «desconocer cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe  los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos», e interpreta que el Gobierno Bolivariano atenta contra la independencia, la paz y la libertad.

Todos sabemos que es absolutamente falsa la voluntad popular que usurpa el fascismo para nombrarse y arroparse con ella, y que quien vulnera la vocación independentista pacífica y libertaria del pueblo trabajador venezolano, es el imperialismo que intenta montar en nuestro país un Gobierno títere de sus intereses, y por tanto la clase obrera y la más amplia unidad clasista y popular tiene que aplicarle el 350 al fascismo antes que sea poder de administración gubernamental para realizar su sueño genocida de construir un Estado fascista en Venezuela.

El 350 no es un artículo para el uso laboratorista de la propaganda fascista, lo que el constituyentista recoge en el, es la obligación que tiene la auténtica voluntad popular, que el fascismo usurpa, de impedir la instalación de cualquier régimen o legislación que vulnere los derechos humanos, la independencia, la paz y la libertad, y sobre todo, los intereses de clase de las mayorías del pueblo trabajador venezolano, frente al interés hegemónico imperialista que nos amenaza permanentemente.

Los dirigentes del terrorismo fascista, han afirmado que sus acciones continúan. Uribe anda como loco, lo asaltan los sueños de Hitler, cuando declara que va acabar con «la dictadura del castro-chavismo en Venezuela». Mientras tanto este genocida no se mira en el daño estructural que le hizo a Colombia, con el paramilitarismo, narcotráfico, falsos positivos, genocidio, 70% de pobreza crítica, 39% de desempleo, 7 millones de desplazados, privatización del más mínimo de los servicios, latifundio, precariedad de los salarios, y altísimo costo de la vida: ¡caradura, el führer, no!

Comente