Felipe

qpplaceholder
14 de junio, 2015 - 4:25 pm
Redacción Diario Qué Pasa

¡Se acabó lo que se daba! Con la vaina que nos echó el Felipe González, quedamos con el fogón prendío y la arepa en la mano, como decía mi abuela. Después que prendimos la fiesta, el hombre sin escuchar el Alma Llanera, partió sin dolor de su alma y nos dejó viendo para la Pinta, la Niña y la Santa María. Qué buena vaina, nos echó este señor. Lo fuimos a buscar al aeropuerto con bombos y platillos. Le montamos una rueda de prensa donde nuestro secretario general le sostuvo el micrófono por un buen rato mientras él decía las vainas que nosotros le habíamos dicho que dijera. Y al lado le pusimos a «Espoleta» Ramos Allup para darle más fuerza a sus declaraciones, y nada. El hombre una vez que supo que la etiqueta que pusieron los chavistas en Twitter #felipefueradeaquí, había estado de primera en Venezuela y de sexta en el mundo, no lo podía creer, y nosotros tampoco, pero esos chavistas son expertos montando vainas para jodernos. Y además, todo aquel gentío pidiéndole que se fuera y el hombre veía que a nosotros no nos defendía nadie, parece que llegó un momento en que preguntó: «¿Y el pueblo de ustedes dónde está?», y nadie le supo decir un carajo.

Es que nos estamos acostumbrando a meter la pata hasta más allá de donde dice: «Cuidado, animales en la vía». Coño, porque a quién se le ocurre invitar al país a Felipe González, esa especie de Fernando V dos palitos, mientras los chavistas están hablando de patria por aquí, patria por allá, corazón de la patria, y nosotros metiéndole por el pecho a un colonizador de esta época, una vaina que desdice mucho de nosotros, porque la gente va a entender que a nosotros la patria no nos importa un carajo. Por eso sería que ese hombre se arrechó y se fue, porque hablamos de democracia y lo tenemos que llamar a él para que nos defienda.

El único que salió ganando con esta farsa de la llegada de Felipe González al país fue «Fracaso» Petkoff, el hombre lo visitó y aprovechó para llevarle el premio que planearon entregarle allá en España para joder aquí al régimen. Por allí está la foto de los dos próceres del socialismo a la española y el socialismo a la venezolana, dicen las malas lenguas que Felipe González le dijo: «Compañero, en nombre del socialismo hemos sido un par de sinvergüenzas», pero esa vaina son puros inventos de habladores de pendejadas que siempre quieren joder a la gente decente y pensante que tenemos nosotros en la oposición nacional e internacional.

El papá de Margot cuando vio la foto de Felipe González montándose en el avión de las Fuerzas Armadas Colombianas, dijo: «Ooooootro fracaso más» y se fue al cuarto y le metió un coñazo a la puerta tan duro, que se vino abajo la vitrina con todo y vajilla.

Quiero sentarme contigo en la yerbita, me canta Margot.

Comente