Eveling: 100 días de basura, destrucción, «guarimba» y desacato

qpplaceholder
24 de marzo, 2014 - 2:43 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Los primeros cien días de la segunda versión de la Alcaldesa han sido peor que todo el primero. De aquel Gobierno recordamos el ensañamiento contra los salserines, su desprecio por los gaiteros, el irrespeto de la soberanía popular cuando quiso desconocer a los parroquianos del Consejo Local de Planificación, y la falta de visión para gestionar los problemas urbanos de Maracaibo.

En estos iniciales y oscuros cien días de su segundo gobierno, ha consolidado prácticas que popularizó antes. La viajadera casi semanal hacia donde tiene su corazón. La ignorancia y desidia en materia medio ambiental, tratándose de la ciudad amada por el Sol y el Lago.

Su gestión de la basura tiene a Maracaibo como pocillo ′e loco y la ha hecho aliada de «guarimbas». La corruptela del Imau es vergonzosa: miles de millones quese van por el desaguadero de la corrupción de la que vamos a dar muestras en las próximas semanas.

En los últimos 50 días se ha sumado con alegría de guarachera a la «guarimba» destructora que ha envenenado la ciudad. Su actuación no puede ser más irresponsable, su apoyo descarado a las formas de protesta inconstitucionales, su dejar pasar mientras sus compañeros de partido salían a cazar árboles, gatos, semáforos, señalética, basura y hasta brocales, desdibujan, hasta el desprecio, su autoridad. Llama a la paz mientras levanta trincheras que destrozan la convivencia y el espíritu cívico. Su omisión se suma al legado de destrucción que está dejando sobre la ciudad.

Ahora, en tono y pose de altanera, desacata la decisión del Tribunal Supremo de Justicia que le ordena recuperar sus competencias en materia de orden público y deje de «guarimbear».

La misma altanería la tuvo en la reunión convocada para instalar la conferencia de paz en Maracaibo. No fue a dialogar sino a protestar, aclaró. Pidió la liberación de los alcaldes presos por desacato y de los detenidos por hacer «guarimbas». Ella pide por los «guarimberos», nosotros le pedimos a ella por la gran mayoría de los maracaiberos que sufren y padecen la «guarimba». Ella se desgañita para pedir por políticos presos, nosotros por quienes han perdido a sus seres queridos, por quienes han estado secuestrados en sus edificios.
¡Qué asuma de una vez la disposición para la paz y no para la «guarimba»!

Tips

►Muy positiva la conferencia de paz instalada en el Zulia. Todos los factores se expresaron, incluso los más radicales, entre ellos el rector de la Unica, Ángel Lombardi. Buen ejercicio de tolerancia, de encuentro. Algunos asumieron sus errores, hubo reconocimiento de parte y parte. Debemos dialogar y buscar la paz, lo otro es el barranco, coincido en esta afirmación con Vladimir Villegas.

►La oposición y la OEA. No solo no han recogido a sus locos, es que ella misma está loqueando. Todas las expectativas puestas en las pezuñas intervencionistas de la OEA y cuando esta se pronuncia se denigra de ella y hasta se le insulta por pro/chavista. ¿En qué quedamos? Hace falta trajinar mucho barrio adentro para construir pueblo, pero como al pueblo se le desprecia, se apuesta por el imperio. Cosa de locos.

►La combinación «guarimba»/Eveling/basura adquiere dimensiones de plaga bíblica que más temprano que tarde tenemos que quitarnos de encima. Con su postura, actuación y omisión, la Alcaldesa le debe unas cuantas a Maracaibo y ahora una al TSJ.

►La posición del jefe de la Policía Municipal de Maracaibo es totalmente distinta. Asume las protestas violentas como «guarimbas» y llama vándalos a los que las provocan. Aprende Eveling.

Comente