Errores en campaña electoral

Captura
12 de junio, 2017 - 4:39 pm
Lenin Tremont Franco / Instagram: Lenin.tremont / [email protected]

Periodista, Trabajador Social, Docente, Máster en Educación, Doctor en Ciencias Pedagógicas, experto en Opinión Pública y Percepción del Mensaje, Asesor y especialista en diseño e implementación de campañas comunicacionales

Una vez activada la carrera hacia la Constituyente, donde los candidatos superaran los puestos a ocupar, se exigirá campañas electorales individuales, al unísono y competitivas para posesionar a los candidatos en la mente de los electores, que condicione la intención del voto.

Pero cómo lograr ese objetivo, cuando hay presiones objetivas y subjetivas como lo fugaz de la campaña, el ánimo de los electores, la poca experiencia de algunos como candidatos, las desigualdades entre el nivel de organización de los comandos de campaña, la proyección de la imagen de los postulados, las maquinarias electorales y los recursos, son entre otras variables las que definirán el desenlace electoral.

Bajo estas condiciones lo más seguro que se tiene es cometer errores, en lo organizativo, estratégico y comunicacional.

Algunas realidades en lo organizativo pueden determinar el desastre en el resultado electoral, como el no tener un comando de campaña con capacidad de organización, con miembros del equipo de dirección sin experiencia política, ni relación con las responsabilidades asignadas.

Un error es no contar con un plan claro para la administración de recursos humanos, materiales o financieros, es necesario realizar tableros o pizarras visibles para el consumo del comando de campaña donde se especifique objetivos, etapas, equipos, medios, presupuesto, prioridades, acciones y responsables. La improvisación es la ruina.

Otro error es involucrar en la toma de decisiones o darles beligerancia por encima de la autoridad de los miembros del comando de campaña a familiares o amigos, que fracturan la armonía, confianza y coherencia del equipo.

Un error frecuente es desconocer el contexto político propio y de los adversarios en relación al mapa electoral donde se caracterice a los aliados, amigos, contrarios, las fortalezas, oportunidades, debilidades, amenazas, segmentación del electorado, número de votos a conquistar, nivel de posicionamiento, porcentaje de penetración, intención de voto, entre otros escenarios.

Nunca subestime a su oponente y su organización, ellos también batean, no son mochos, es un error creer que usted ganará las elecciones por el hecho de poseer recursos económicos, atapuzar de publicidad a los electores, haber ocupado cargos públicos o privados de relevancia.

En lo comunicacional hay errores que se pagan caros como por ejemplo creer que todos los electores son iguales y no segmentar el mercado electoral que le permita diseñar estrategias comunicacionales para cada extracto.

Un error imperdonable es concentrarse en posicionamiento mediático de la imagen del candidato descuidando las necesidades y expectativas de los electores, si evita incluir en sus mensajes los problemas que preocupan al pueblo, no construirá razones para que voten por usted.

Es un error no realizar encuestas o sondeos de opinión para evaluar el impacto de su mensaje o contratar encuestadoras amigas que nos digan lo que queremos escuchar.

No tener un plan de medios integral que garantice llegar, el tiempo preciso, a todos los segmentos con mensajes dirigidos al individuo y no a las masas, es un error.

El error más grave que usted puede cometer es lanzarse al ruedo político como candidato y no sumar a su equipo a un asesor, un consultor o un experto que elabore una planeación estratégica competitiva, que le perfeccione sus objetivos, organización, diseñe y ejecute planes comunicacionales exitosos.

 

 

Palabras clave
,

Comente