Entreveo

qpplaceholder
4 de octubre, 2015 - 12:10 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El Gobierno Nacional Bolivariano en coordinación con el Gobierno Regional Bolivariano del Zulia, inició recientemente la Operación para la Liberación del Pueblo (OLP) en el casco central de Maracaibo, conocido históricamente como Las Pulgas.

Dicho centro de comercialización, ha sufrido un proceso de descomposición en distintos órdenes, ante la actitud contemplativa de los gobiernos regionales y municipales de los últimos 50 años; a tal punto que hoy en día sus entrañas albergan: caos organizativo en la ubicación espacial de los comerciantes, apoderamiento por comerciantes populares de calles, avenidas y aceras; delincuencia de todo signo: arrebatones, atracos, trata de blancas, prostitución infantil, tráfico de drogas, lavado de dinero, usura —prestamos expresos con alto interés, siendo la fianza la vida del prestatario— controles paramilitares, contrabando, acaparamiento, especulación y bachaqueo.

En otro orden existe manejo insalubre de alimentos, basura esparcida por toneladas, desorganización de paradas del transporte colectivo, flechado vial obstructivo, reducción y bloqueo de calles y avenidas anarquizante del tránsito vehicular, confusión peatonal, deficiente iluminación, insuficientes niveles de seguridad policial, arquitectura precaria, deteriorada, desdibujada; áreas verdes destruidas. Un casco central de Maracaibo marchito, expresión inaceptable de decadencia y miseria.

Es en razón de lo expresado, la operación iniciada es integral, no solo va por las mafias delincuenciales, sino, por un abordaje amplio a los disimiles problemas que coexisten en las pulgas maracaibera. Es significativo advertir el apoyo entusiasta de la mayoría del pueblo, así como, de los propios comerciantes de bien, tanto formales como de la economía popular, prestos para aunar esfuerzos en tan anhelada aspiración.

Insurge entonces, la OLP en Maracaibo para rescatar, reorganizar, sanear, adecentar y dignificar el mercado más grande de Venezuela, garantizándole a los zulianos y a todos aquellos de otros lares que allí concurren, un humanizado espacio para la Vida y la Paz.

Comente