En homenaje a Heinz Henneberg

francisco-urbina
12 de diciembre, 2016 - 11:33 am
Francisco J. Urbina Nava / @funmara500

Maracaibo se ha caracterizado por la presencia de muchos alemanes, que se instalaron en nuestra ciudad, a finales del siglo XIX y comienzo del siglo XX, con grandes casas comerciales, que tenían el Puerto de Maracaibo, como el principal centro para embarque y desembarque de sus mercancías, entre las que destacan el café y rubros de la agricultura general. Pero en la década de los 50 y 60 se presentó otra circunstancia que estableció un nuevo vínculo con Alemania y que trajo otra oleada, pero ahora de técnicos e ingenieros del área de la construcción, para participar en la obra del Puente sobre el Lago de Maracaibo General Rafael Urdaneta. Esta historia comenzó el 25 mayo 1957 cuando otorgan la buena pro al consorcio integrado por la empresa venezolana Precomprimido y un grupo de empresas alemanas, encabezada por Julius Berger A.G de Wisbadem. A pesar de que el contrato se firmo el 15 agosto 1957 con el Ministerio de Obras Públicas (MOP), motivado a los problemas políticos de enero 1958, se inicio su construcción en abril 1959. Fue esta circunstancia la que puso en escena a nuestro protagonista Heinz Gunther Rolf Hennenerg Gansebohn, quien se incorporo como responsable de todas las mediciones geodésicas de esta gran obra de ingeniería.

Nunca imaginó este joven ingeniero alemán que Maracaibo se convertiría en su segundo hogar y que le serviría de plataforma para su proyección profesional a nivel nacional e internacional, permitiéndole formar a su grupo familiar. Cuando llego tenía el titulo de Ingeniería Geodésica y Civil (1954) y posteriormente logra el Ingeniero Diplomado, de la Universidad Hannover (Alemania 1962). Se convierte en Ingeniero Geodesta, egresado de LUZ 1968. Ocupa varios cargos hasta llegar a Director de la Escuela Geodésica (1966-1969).

La huella de Heinz Henneberg está intacta en el Puente Rafael Urdaneta, ya que la red de triangulación diseñada para su construcción y Control Geodésico posterior, aun a los 54 años está de pie representado por las nueves torres de concreto armado, con sus colores blanco y rojo. Siempre nos recordarán a nuestro emblemático profesor de Mediciones de Ingeniería Henneberg. Esta obra lo llevo por toda Venezuela a establecer redes de Control Geodésico, como son la represa de Socuy, Yacambu y los puentes sobre el río Limón (1972) y Orinoco (1963).

Quienes lo conocimos en el rol de estudiante y luego profesional que pudimos compartir con el ser humano, descubrimos que además de sus conocimientos profesionales era un gran emprendedor y apasionado por la Geodesia. En 1975 presidio el primer Congreso Venezolano de Geodesia, profesor invitado en Universidades de EE UU, Canadá, Alemania, Suiza y España. Su prolija lista de logros profesionales, lo llevo a ser miembro fundador de la Academia de la Ingeniería y el Hábitat, ocupando el sillón XXII.

En cuanto a lo humano y su formación de venezolano, Henneberg era un personaje agradable, jocoso e identificado con nuestra tierra. A tal punto que se vinculo con la etnia wayuu, con quien hizo grandes amistades, entre ellos su compadre Nemesio Montiel y el Torito Fernández. Llego a tener una casa en la alta guajira en la comunidad de Sichipes, al lado del Cacique Ramón Silva. Esto le permitió hablar el wayunaiki y recuerdo que en la instalación del Primer Congreso de Geodesia, realizo la salutación en español, ingles y wayunaiki. Conocedor de la historia de Venezuela e identidad con ella, esto lo llevo a bautizar a sus hijos venezolanos como Mara, Tamanaco, Inka y Manaure. Son muchas sus anécdotas con cervezas, ron cacique y un artista bailando un pasodoble o merengue. Puedo escribir muchas hojas de mis vivencias con Enrique (llamado así en Madrid) y muy grandes sus enseñanzas.

Según Jesús Morón Irasquin nuestro profesor de la Escuela de Geodesia, el Dr. Heinz G. Henneberg G., es el Alejandro de Humboldt (naturista, geólogo y explorador alemán) zuliano, por todas sus andanzas por Venezuela en su Volkswagen escarabajo 1960. El sábado 4 de noviembre Henneberg fue llamado por Dios, para desarrollar unas redes geodésicas en el cielo, que con toda seguridad con su experiencia de 90 años terrenal, van a ser exitosas y de mucha utilidad para los ángeles celestiales. Honor a quien honor merece. Historia de Maracaibo.

Contamos con Vos! @funmara500.

Palabras clave
, ,

Comente