El triángulo en su dolarización

qpplaceholder
17 de mayo, 2015 - 3:56 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El imperialismo, en su morbosidad, busca afanosamente que el pueblo trabajador venezolano, se vaya por un barranco.

En nuestra dolorosa dependencia de la importación, casi única actividad de la burguesía parasitaria, y sus acólitos mercachifles, estábamos obligados a creerles el cuento a los importadores, de que el Gobierno no le otorgaba dólares preferenciales para traer sus cachivaches, y por tanto ellos decidieron su importación con dólares negros, paridos por Eligio Cedeño. En medio de la angustia desinformativa no había manera de saber si estos piscos estaban diciendo la verdad o no; de cualquier manera comenzamos a pagar precios hasta 3.000% o más de aumento por las necesidades de vida, antes de la intensificación de esta agresión económica made in USA.

Después nos enteramos de que efectivamente, la burguesía pro yanqui, siguiendo el libreto su amo imperialista, había inventado la ya famosa sequía de dólares preferenciales, para robarse varias veces a Venezuela como país soberano, y establecer clandestinamente, el dólar today como moneda única de intercambio para todas las transacciones de compra y venta en todo el territorio nacional.

Mendoza, un simpaticón y emblemático miembro de la burguesía parasitaria y que ha recibido más de 50 mil millones de dólares preferenciales, es un buen ejemplo de la triangulación para instituir al dólar negro como moneda única de intercambio  para la compra venta de cualquier insumo, importado o no, mediante la triangulación; este mecanismo consiste en montar empresas como ha hecho el galán de la Polar, a través de testaferros, en Miami, Nueva York, Panamá y Colombia para triangular el precio de las mercancías compradas en EE UU, a precios de gallina flaca; a la hora de fiscalizar el porcentaje de ganancias establecido por la legislación venezolana, se toma como precio de importación, la factura súper inflada de sus empresas en territorio colombiano.

Cada mercachifle puede demostrar su honestidad de disociado, en la locura de los precios inalcanzables, blandiendo las facturas de importación de sus recién instaladas empresas en territorio colombiano; mientras tanto, ya desatado como sádico, continúa burlándose del Gobierno Revolucionario Bolivariano, y sobre todo del pueblo trabajador venezolano, que todavía permite la vigencia del artículo 318 de la CRBV que expresa: «Las competencias monetarias del Poder Nacional serán ejercidas de manera exclusiva y obligatoria por el Banco Central de Venezuela». En el marco de esta particularísima  autonomía del BCV, proveniente de la IV República, y en contradicción con el artículo 5 de nuestra Carta Magna que establece que la soberanía reside en el pueblo, se ha producido esta situación de vulnerabilidad, en la preservación de nuestro signo monetario para el intercambio económico soberano.

Como los productos regulados, parte de la política de Chávez de máxima protección social al pueblo trabajador, tenían que ser sometidos al poder del dólar negro, se intensificó el bachaqueo, antes una forma de contrabando practicada por minorías, como mecanismo ampliado e integral, practicada ahora por multitudes tarifadas, para inflacionar la economía venezolana; de esta manera el país ha quedado sometido por el bachaqueo como una locura de supervivencia nacional.

La estocada, la tenaza que cierra la trampa mortal de nuestra economía, es la dolarización que busca anular definitivamente al bolívar como signo monetario de nuestra soberanía económica y política.

La Ford en Venezuela anuncia que va a vender sus carros en moneda norteamericana; sus trabajadores han pedido ganar en dólares también…

Comente