El camino real costero

qpplaceholder
1 de junio, 2014 - 1:53 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Siempre partiendo del centro de Maracaibo, tenemos que nuestra ciudad en su condición de puerto de cabotaje y transbordo de los productos de la época, entre los cuales destaca el café, la ciudad se fue desarrollando en función de sus cuatro caminos reales, de los cuales ya conocemos Bella Vista, pero fundamentado en el hecho de tener un frente costero en el sentido norte-sur, es evidente que estas características territoriales fueron determinantes, para que sus habitantes se asentaran en una franja contigua a las orillas del Lago de Maracaibo. Precisamente esta se conocía como el «Camino Real de los Españoles» y posteriormente, como de los Haticos y con ello se produjo la aparición de la calle Venecia o El Milagro.

El crecimiento de la actividad comercial y poblacional en los alrededores de la Plaza Bolívar y orillas de la bahía maracucha, fue motivando a nuestros coterráneos a crecer en el sentido nor-este, es decir, hacia Bella Vista y Delicias, donde fundaron sus hatos, con la siembra de las hortalizas y árboles frutales para su consumo familiar y comercialización a pequeña escala. Pero el establecimiento de la llamada Venezuela del café, que atrajo a muchos extranjeros entre ellos alemanes y holandeses, quienes fueron construyendo sus viviendas en el sector de los Haticos o faja costera sur y El Milagro o faja costera norte, en cuyas locaciones podían disfrutar de la belleza natural del otrora Lago de Maracaibo, con sus aguas mágicas y puras. Estas dos fajas costeras fueron ocupadas por pequeños hatos y casas de campo con instalaciones para baños en el Lago, donde la clase alta pasaba sus fines de semana y días festivos.

En un somero recorrido exclusivamente por la avenida los Haticos, nos encontramos con la iglesia Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, ubicada en la calle 108, que fue inaugurada el 31 mayo de 1958. Posee elementos de la arquitectura neoclásica como pilastra, arcos y molduras. Presenta una ventana con campana y una imagen de la advocación mariana La Milagrosa en el borde superior central. Si avanzamos hasta la calle 111, nos encontramos con un elemento representativo llamada Casa Monterrey, que es una construcción neocolonial en dos plantas con techos inclinados a dos aguas. La planta es rectangular con acceso principal definido por un amplio porche con arcadas. Constituye una de las edificaciones residenciales de mayor belleza de estilo neoclásico del sector.Diagonal nos encontramos con unos emblemáticos edificios que constituyen la sede de la Cervecería Regional. Son instalaciones modernas de uso industrial. Posee todas las áreas requeridas para la producción de cerveza y ocupa una extensión amplia de terreno plano con conexión directa al Lago de Maracaibo.

Lamentablemente este corredor vial de uso básicamente industrial y comercial, ha sufrido los rigores económicos de la historia venezolana y sus operaciones han mermado notablemente. Entre ellas destacan la planta Gustavo Zing, la cual dejó de funcionar desde hace muchos años y en la actualidad sus espacios son ocupados por viviendas construidas sin ningún tipo de planificación y con un crecimiento anárquico. Asimismo las viviendas que conformaban las colonias alemanas, han sido ocupadas, modificadas y destruidas sin ningún tipo de consideración, desde el punto de vista del valor patrimonial que esa zona representa para la historia urbana de Maracaibo.

En la evaluación realizada por la Fundación Maracaibo 500, en cuanto al rescate de esta importante arteria vial, se concluye que aún posee un gran potencial desde el punto de vista de planificación urbana, ambiental y recreativa. Solo vamos a plantear un proyecto de gran trascendencia social, para las parroquias del sur, se trata de la Vereda del Lago Sur, que estaría ubicada al lado de la planta La Arriaga de Corpoelec y que se conectaría en un recorrido por lancha, disfrutando de nuestro Lago con la Vereda del Lago en la avenida El Milagro. Pero también hay otros terrenos que constituyen ventanas al Lago, requerida para desarrollar el sentido de pertenencia por nuestro Lago de Maracaibo. Tenemos que trabajar para transformar el antiguo Camino Real de los Haticos, en el gran corredor lacustre de la Maracaibo 2029. Contamos con vos!

Comente