Constitución Bolivariana: 15 años

qpplaceholder
22 de diciembre, 2014 - 7:23 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Cuando Hugo Chávez presentó su proyecto político constituyente para el rescate de la república, no era el fruto momentáneo del entusiasmo que despertaba en todo el pueblo su candidatura, sino por el contrario, el producto ya maduro de una voluntad popular encaminada a la ejecución inmediata de una propuesta revolucionaria de transformación y de cambio verdadero en Venezuela.    Era la fuente profunda de tantos esfuerzos y sacrificios que con el 4 de febrero de 1992, precedieron con tanta esperanza de éxito.

El proyecto constituyente que contenía la promulgación de una nuevaConstitución para sustituir la ineficaz de 1961, generando una toma de conciencia total en el plano nacional y una dinámica participativa sin precedentes en la historia de nuestro país.

No se trataba de una simple propuesta propagandista para impulsar una candidatura rebosante de popularidad, sino una verdadera toma de conciencia de sentir y asumir un cambio revolucionario que hiciese posible la refundación de la República de Venezuela en todos sus aspectos, sintiendo y asumiendo el patriotismo que nos legaron nuestros libertadores hace 200 años en el rescate de nuestra patria.

Hoy a 15 años de la promulgación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y sintiendo profundamente la desaparición del comandante Hugo Chávez, asistimos a ratificar la toma de conciencia constituyente, donde el venezolano de hoy participa cada vez más, y su verdadera conciencia política ya no consiste en proclamar su pertenencia «al valiente y gran pueblo venezolano», sino en asumir por su propia cuenta la pesada responsabilidad de defender el legado de una «Revolución Bolivariana» invicta que no puede ni debe jamás cambiar ni torcer su rumbo y menos enajenarse del pueblo.

Esta voluntad de asumir y mantener la cosa pública se manifiesta en todo el pueblo venezolano quien sigue manteniendo muy en alto la figura de Hugo Chávez como «el caudillo», «el macho», «el guía», «el líder» de un proceso que no tiene vuelta atrás pese a las aves agoreras y viudas del pasado que no comprenden que hoy el pueblo venezolano está mucho mejor equipado en el plano de la responsabilidad individual y eso le da dinamismo y más eficacia con el respaldo de las FANB, haciendo de la unión cívico-militar una fortaleza incuestionable en defensa del cambio revolucionario bolivariano.

La mayoría de la oposición política pregona sobre el peligro del chavismo como expresión del militarismo. En mi opinión, el chavismo está muy lejos de cualquier totalitarismo llámese como se llame según la jerga que se utilice. El chavismo como ideología de un proyecto político transformador, no puede ni debe ser dogmatizado, por el contrario debe ser siempre profundamente crítico democrático y encaminarse verdaderamente a la construcción de un socialismo que sea expresión de nuestra realidad y donde no tenga cabida el espejo roto de cualquier proyecto político totalmente desviado.

El comandante Hugo Chávez jamás estaría de acuerdo con la construcción de un modelo de sociedad que barriera o deformara totalmente la Constitución de 1999 cuyos 15 años deben celebrarse con la esperanza de superar todas las dificultades coyunturales existentes y lograr conducir la nave Venezuela al puerto de la seguridad, la justicia y la paz.

Viva la Constitución Bolivariana de 1999.

Comente