Conspiradores y ladrones alzados contra la ley

qpplaceholder
15 de noviembre, 2015 - 3:24 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Definitivamente los conspiradores y ladrones se declaran en desobediencia, alzados contra las leyes que rigen a la sociedad venezolana, dividida en clases, para el comercio, y la convivencia  dentro de los derechos y deberes  que entraña  la condición de ciudadanos de la patria de Bolívar.

Los ladrones disfrazados de empresarios o de mercachifles, se burlan del presidente obrero Nicolás Maduro, sobre todo en el Zulia; desconocen, la Constitución, la  Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDDE), la Ley Orgánica de Precios Justos (LOPJ), en especial se burlan de la clase obrera y trabajadora, a quien le han robado la solidez de su salario, y su felicidad.

El pueblo trabajador venezolano ha sido sometido, mediante técnicas especiales de recolonización del consciente y del subconsciente; lo han nariceado hacia la autoconformación de una mentalidad sumisa, que soporta sin chistar los desmanes, el despotismo, el remarcaje descarado de los regulados, el saboteo de las cajas registradoras, la imposición de las ventas condicionadas, las mentiras sobre la ausencia del sistema para tarjetas, en suma, el robo, y la violación de sus derechos humanos.

Los empresarios, y mercachifles antivenezolanos, en los despachos, tiendas o súperatracos, han sobornado a funcionarios y funcionarias policiales, militares, fiscales populares; y siguen burlándose del pueblo trabajador, que todavía no entiende que sin su participación, no habrá ley que ponga en cintura a los escuálidos ladrones que continúan en sus delitos contra el salario; y siguen en la celebración de su impunidad.

Es grave constatar, que la idiosincrasia venezolana ha sido implosionada por los valores mafiosos del capitalismo. Toda la fortaleza de los aparatos ideológicos, y el terrorismo sutil y encubierto del imperialismo, ha sido dirigida con saña y morbo genocida, sobre Venezuela, como no lo habían aplicado nunca sobre ningún pueblo del mundo.
Hay quienes siguieron, amaron, votaron y lloraron a Chávez, y sin embargo, han comenzado a dudar, a flaquear en la direccionalidad de su voto, ante el terrorismo imperialista que opera mimetizado en la perversidad de cada mercachifle, de cada pirata o bucanero del tráfico horroroso de las calles de Maracaibo, de los saboteos de funcionarios enchufados o de carrera en Corpoelec, CANTV, banca pública y privada, servicios de salud, educación, transporte urbano, suburbano, regional, nacional e internacional.

El terrorismo imperialista, disfrazado en el comentario aparentemente espontáneo e inocente de cada  parroquiana, peatón pasajera, colista en el banco, la calle, o en el súperatraco, donde todos sufrimos los malos tratos, y el robo descarado de nuestros churupitos, ha puesto a dudar a individuos de ambos sexos, o de la diversidad, obreros, trabajadores, en cuanto a la responsabilidad, y la culpa de los males que está sufriendo el pueblo trabajador de Bolívar, y de todos nuestros mártires.

Hay muchas batallas que dar frente al imperialismo que ha invadido nuestro suelo con sus valores mafiosos, pero sobre todo nuestra mentalidad, por ahora sumisa, con su ejército de paramilitares, «bachaqueros», mercachifles que roban al pueblo impunemente, y liderizan el contrabando de regulados, choferes de tráfico que martirizan a los pasajeros con sus aumentos arbitrarios y caprichosos, funcionarios que paralizan los servicios generando colas interminables. Un combate crucial de cara a ganar la contienda electoral del 6-D.

Para ganar el 6-D, recordamos que el pueblo vota por el pueblo, y nunca por la burguesía, o sus miserables representantes.

Comente