Cómo cultivar la paz interna

KaledYorde-g
19 de junio, 2017 - 9:37 am
Kaled Yorde

Kaled Yorde Agobado y articulista    

Quien carezca de paz interior, está en permanente guerra consigo mismo y con los demás.

La mayoría de la gente está en guerra permanente con su entorno, lo que acrecienta la conflictividad en el mundo.

Vivimos en un mundo de competencia, de confrontaciones y una creciente frustración, llenos de presiones (estrés) y de temores por el presente y de angustias por el futuro.

Estamos atrapados en una lucha entre nuestros ideales y la triste realidad de un mundo materialista con una humanidad carente de Valores y de Virtudes espirituales; nos debatimos en la contradicción entre lo que somos y lo que deberíamos ser.

Carecemos pues, de paz interior, de una paz genuina.

La paz genuina es la paz de Dios. Cuando el hombre se siente sereno y en su alma reina la ecuanimidad y la serenidad, refleja un dominio sobre sí mismo que le genera paz interior. Al no haber paz en nuestras vidas nuestra naturaleza terrestre se torna violenta, conflictiva, intolerante, codiciosa e inmensamente egoísta.

Las causas de los comportamientos que alejan la paz interior, son 1) Enfrentamientos y discusiones. Esto produce agitación, confrontación, desgaste emocional y nervioso, alteración, ofuscación que conducen a la violencia, la intolerancia y el crimen. Si la discusión es por cuestiones de ideologías, fanatismo y dogmatismo político y/o religioso, financiero y afín, la confrontación se torna aún más seria, habida cuenta de la necesidad que las partes en conflicto tienen de imponer su punto de vista. 2) Persecución y lucha: Se lucha sin cuartel bien por ambiciones propias o por razones de necesidad impuestas por las malas políticas económicas de los gobernantes. En Venezuela la lucha es patética y la gente lo hace por sobrevivir y sin mejor futuro. 3) Competencias, Deslealtades y Comparaciones: Creer que somos mejores, más vivos e inteligentes que los demás; hacer comparaciones, simular lo que no se es, etc. 4) Preocupaciones a granel, lo que más quita la paz interior.

5) Incertidumbre: Significa no tener certeza alguna respecto a lo que el destino nos depara en salud, trabajo, felicidad, éxitos, relaciones, matrimonio, hijos, etc. Esto lo motiva la falta de fe o la poca fe en Dios y en la vida divina, obra muy propia del “ego” de este mundo materialista. 6) Necesidad de llamar la atención: Querer estar siempre en primer plano; tener siempre la razón, buena fama, destacarse en forma extrema. 7) Tener la mente constantemente agitada: Esto genera perdida de la paz mental, causando ansiedad, angustia y depresiones.

8) Necesidad obsesiva de acumular y de adquirir: Se cree que tener fortuna hace al hombre feliz. El dinero sirve solo para la seguridad económica y el bienestar, pero no garantiza la felicidad. El afán por tener fortuna hace perder la paz a muchos.

La gran panacea que quita todos esos pesares es la oración, la meditación y la práctica del yoga como disciplina diaria.-

 

Palabras clave
,

Comente