A propósito de los ingenieros

qpplaceholder
8 de noviembre, 2015 - 3:32 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Enmarcado en la celebración de los 154 años de la instalación del Colegio de Ingenieros de Venezuela se realizaron los actos que anualmente suelen engalanar esta fecha en la sede del Centro de Ingenieros del Estado Zulia (Cidez), con la participación de sus agremiados, esto incluye la misa solemne, ofrendas florales y colocación de botones por años de graduados, a partir de 5 años en adelante. En esta ocasión se utilizo el salón de eventos del Cidez, iluminado por la santa misa y se aprovecho para marcar la historia de la ingeniería zuliana, con un reconocimiento muy singular al Dr. en Ingeniería Lino Cadenas, quien es egresado de la Universidad de los Andes, en el año 1945, es decir que estaba celebrando sus 70 años de graduado, con una dilatada y ejemplar trayectoria, que lo llevo a ocupar muchos cargos entre los cuales hay que destacar, Decano de la Facultad de Ingeniería y Presidente del Centro de Ingenieros del Zulia, en el periodo 1961-1962. Solo como referencia en cuanto a su colegiación su número de registro en el Colegio de Ingeniero o CIV es 983, recordando que actualmente andamos en el orden de los CIV, 300 mil, indiscutiblemente que es un hombre ejemplar de la ingeniería venezolana y orgullo de los zulianos por sus huella en nuestro estado. Con sus 92 años, tuvo la bendición de Dios, para vivir ese momento y recordar su discurso de orden del año 1969, en el marco de la celebración de los 440 años de la época hispana de Maracaibo.

También es menester y oportuno destacar la ofrenda floral realizada en la Plaza los Próceres, de las instalaciones del Cidez, donde nos reencontramos con 2 gloriosos y brillantes ingenieros zulianos, acompañados por un ingeniero caraqueño, con huellas en nuestra ciudad. Me refiero a Jesús Muñoz Tebar (1847-1909), quien destaco como Ministro de Obras Publicas, en cinco ocasiones durante el gobierno de Antonio Guzmán Blanco, fue ingeniero, militar y político, con un pensamiento progresista para la época, plasmado en su obra Personalismo y Legalismo. En orden cronológico y ubicación de los bustos, tenemos a Luciano Urdaneta Vargas (Maracaibo 1825-Caracas 1899), quien realizo tantos trabajos de ingeniería como arquitectura, ya que era ingeniero y arquitecto, con un estilo neoclásico y toques de eclécticos. Su personalidad estaba signada por el General en Jefe Rafael Urdaneta, ya que era el segundo de los 11 hijos (8 varones y 3 hembras). Como hecho histórico destaca que en 1875 proyecto la obra: Los Baños de Mar de Macuto, obra que termino de construir, el hoy compañero de la Plaza Los Próceres, es decir Jesús Muñoz Tebar. Para comprender el nombre de esta plaza, cierra el eje de los ingenieros próceres, tenemos a Rafael María Baralt (Maracaibo 1810-Madrid 1860). Estudio en la academia de Matemáticas y obtuvo el título de agrimensor, además fue escritor, poeta, historiador y filólogo, lo cual lo llevo a ser el primer hispanoamericano en ser elegido individuo de número con sillón en la Real Academia Española.

Ahora bien, históricamente hablando tenemos que la creación del Colegio de Ingenieros, se produce por las recomendaciones realizadas por el Ingeniero Olegario Meneses, en informe presentado en el año 1844 y acogida por el Ministerio de Guerra y Marina. Basado en el Decreto del Presidente de la República Manuel Felipe Tovar, de fecha 24 de octubre de 1860, mediante el cual se reglamenta a la Academia de Matemáticas y se crea el Colegio de Ingenieros. Su instalación se produce el 28 de octubre de 1861 con la presencia de 22 ingenieros, en la sede del Colegio Santa María, ubicada en la esquina de Veroes a Jesuitas, de la ciudad de Caracas, siendo su director el comandante de Ingenieros Juan José Aguerrevere y Secretario el Teniente de Ingenieros Francisco de Paula Acosta. Debemos recordar que el ejercicio de la ingeniería constituyo siempre una actividad de carácter militar, hasta el año 1881, cuando fue adscrito al Ministerio de Educación.

Hoy se define el Colegio de Ingenieros de Venezuela, como un cuerpo de carácter público, con personalidad jurídica y patrimonio propio, temiendo como fin principal, asesorar al estado en asuntos de sus competencias. La participación del Cidez, es determinante para la construcción de la Maracaibo 2029. Contamos con Vos!

Comente